Con 30 niños, la CRAC-PF integra columna de la policía comunitaria 

Con 30 niños, la CRAC-PF integra columna de la policía comunitaria 

 

 
- Marchan y disparan armas al aire, para reclamar apoyo al gobierno estatal y federal    
- Presentan lista de asesinados y secuestrados por “Los Ardillos” 
Interacción 
 Chilpancingo , Gro.
La Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), fracción Pueblos Fundadores (PF) presentó una columna integrada por 30 niños que han recibido entrenamiento como policías comunitarios, los que se indicó, a su corta edad tienen capacitación para defenderse del grupo delictivo conocido como “Los Ardillos”. 
La madrugada del sábado 10 de abril, un grupo importante de integrantes dela CRAC-PF rodearon la comunidad de Ayahuatempa, municipio de José Joaquín de Herrera y realizaron disparos al aire, para conmemorar el 102 aniversario del acto de traición que derivó en el asesinato del general Emiliano Zapata Salazar. 
Esa era parte de una serie de actividades que se tenían programadas para el 10 de abril, fecha en la que también mandarían un mensaje al Gobierno de Guerrero y de la federación, para tratar de llamar su atención.    
Bernardino Sánchez Luna, uno de los coordinadores de la Casa de Justicia de Rincón de Chautla, señaló que la actividad también tuvo como objetivo la presentación de la columna de 30 menores de edad, a los que se han capacitado durante casi 15 meses en el uso de armas de fuego, principalmente pistolas y rifles de bajo calibre. 
Lo anterior, porque señaló que las agresiones por parte del grupo delictivo  conocido como “Los Ardillos” no han cesado, de tal suerte que las comunidades que no se han alineado a sus intereses se encuentran permanentemente bajo amenaza. 
Pero además, Sánchez Luna sostiene que es una manera de llamar la atención de los representantes de los tres niveles de Gobierno, que hasta el momento no han dirigido ningún tipo de apoyo hacia los pobladores de Ayahualtempa. 
Recordó que el 28 de enero de 2020, hubo una reunión con representantes del gobierno del estado y de la federación, se estableció el compromiso de mandar por lo menos tres maestros, construir aulas, apoyar viudas y también a los huérfanos que han dejado los ataques de Los Ardillos. 
En Ayahualtempa hay nueve viudas que esperan recibir apoyos institucionales, ya sea del estado  de la federación, además de 34 desplazados y 14 huérfanos que requieren atención integral. 
Niños comunitarios, no delincuentes
 La columna de los 30 menores que portan armas de fuego de bajo calibre, aunque algunos tienen pistolas de juguete  y pedazos de madera, caminaron por las calles de la comunidad, casi todos con la playera verde-olivo con los logotipos de la CRAC-PF.     
Tras el recorrido, hubo una concentración en el centro de la localidad, en la que dijeron lo siguiente: “Somos niños comunitarios, no delincuentes”. 
Ellos pidieron el apoyo gubernamental para las nueve viudas, los 14 huérfanos y 34 desplazados, pero además reclamaron que se haga lo necesario para desmantelar al grupo delictivo que los acecha. 
En la ceremonia hubo un pase de lista para hace escuchar los nombres de los policías comunitarios que han sido asesinados por el grupo de Los Ardillos, también hubo una relatoría de personas secuestradas y desplazadas de sus pueblos de origen. 
En la columna infantil no solo participan varones, hay niñas como “Gabriela”, de nueve años de edad y quien actualmente cursa el quinto año de educación primaria, quien señaló que decidió tomar la capacitación para poder defender a su hermanito, en caso de que se registre un ataque. 
Para demostrar que la capacitación recibida es real, los coordinadores de la CRAC-PF ordenaron a los menores realizar una serie de movimientos tácticos, entre ellos presentar armas y asumir posiciones de defensa. 
La totalidad de los integrantes de la columna infantil cubrieron sus rostros con paliacates, para preservar su identidad. 
Las dudas en torno al adiestramiento quedaron completamente despejadas, luego de que los menores que tenían armas de fuego de verdad realizaron disparos al aire. 
La relatoría de los ataques
De acuerdo con un recuento hecho por los integrantes de la CRAC-PF, son varios los hechos de violencia que los han llevado a tomar la decisión de armarse, entrenar en el uso de armas de fuego y también capacitar a los menores.      
El 2 de junio de 2019, en la cabecera municipal de José Joaquín de Herrera se registró el asesinato de Eugenio Máximo Hilario, originario de la comunidad de Atahualtempa, quien había sido comandante de la CRAC-PF en la región Montaña, los agresores fueron supuestos integrantes de Los Ardillos. 
El 28 de junio del mismo año, en el punto conocido como El Jaguey se cometió el secuestro de dos habitantes de Ayahuatempa: Marcelino Rojas Reyes y David Domingo Alonso. 
Ellos fueron encontrados muertos en la comunidad de Chautla, el 11 de julio siguiente, hasta el momento no se sanciona a los responsables. 
El 7 de septiembre de 2019 hubo un secuestro más, aunque ahora en contra de Leocadio Bolaños Hernández, ex policía comunitario de Ayahualtempa, también por supuestos integrantes de Los Ardillos y tras ser asesinado, su cadáver fue localizado en el punto conocido como El Ocotito, el 8 de septiembre. 
El 18 de octubre también fue privado de la libertad Fidel Bolaños Rojas y se le encontró muerto en un lugar conocido como La Hamaca, el cual se ubica entre Acojtapaxtlán y El Epazote. 
El 19 de octubre de 2019, supuestos integrantes de Los Ardillos se llevaron a Isidro Bolaños Hernández, el era hijo de Fidel Bolaños Rojas, otra víctima mortal del grupo delictivo. 
Para el 1 de noviembre del 2019, alrededor de las 17:00 horas se registró un asesinato más, el de Samuel Rojas Dorantes, a quien interceptaron y acribillaron en el crucero de Cochix Tlatempan, municipio de José Joaquín de Herrera. 
El 18 de noviembre de 2019 también se tomó nota del asesinato de Isaac Martínez Rosendo en la cabecera municipal de José Joaquín de Herrera, en tanto que el 15 de agosto de 2020 fue asesinado a balazos Rutilio Bolaños  Gatica, en un lugar conocido como Kamoxtepec. 
Ante la serie de asesinatos cometidos en contra de los habitantes de Ayahualtempa, así como la impunidad que prevalece en los mismos, las viudas optaron por permitir que muchos de los huérfanos tomaran adiestramiento con los integrantes de la CRAC-PF, para que estén en condiciones de defenderse cuando las agresiones sean inminentes.