Se mantiene impune, tres años  después, intento de feminicidio

Se mantiene impune, tres años  después, intento de feminicidio


Josefina Aguilar Pastor 

Chilpancingo, Gro.
A tres años de haber sido atacada por su entonces novio, que la abandono creyéndola muerta luego de golpearla y asfixiarla, la justicia para Alejandra Mateos Jiménez, no ha llegado, en tanto ella vive con miedo, su agresor, anda libre; pidió al Tribunal Colegiado en Materias Penal y Administrativa del Vigésimo Primer Circuito con sede en Acapulco, que “que por favor”, no continúe aplazando la ejecución de la sentencia de su agresor, analice a profundidad el caso y no siga anteponiendo sus derechos humanos de él sobre su derecho de ella,  a vivir libre de violencia,  y pueda recuperar su vida que perdió hace 36 meses. 
Acompañada de activistas, defensoras de derechos humanos, Gloria Alejandra, ofreció este jueves, una conferencia de prensa, en la que dio a conocer que a tres años de haber sido atacada por Víctor Manuel Enríquez Lezama, y de que este fue sentenciado a 6 años y medio de prisión, debiendo además de pagar una multa de 425 salarios mínimos, dicha sentencia no ha sido ejecutada. 
“La madrugada del 8 de abril de 2018, cuando mi ex novio Víctor Manuel Enríquez Lezama intentó matarme, fue la peor madrugada de mi día de crueldad, sobajamiento ultraje, perversidad, dolor al grado de que mi dignidad quedó en el suelo misma qua girones he intentado rescatar, he intentado que la justicia al menos me devuelva un poco de ella”, compartió Alejandra. 
Desde ese día a la fecha, Gloria Alejandra se ha enfrentado a un sistema judicial, impartidor de justicia indolente, sin perspectiva de género, que desde el primer momento que interpuso su denuncia, demostró a través de sus servidores públicos, que la vida de una mujer, vale menos que los derechos de los hombres, al integrar mal la carpeta de investigación, tratar de disuadirla para que no denunciará, entre otras irregularidades. 
El 28 de febrero del 2020, la jueza Tania Yamel Alfaro Zapata, juzgó con perspectiva de género, y sentencio a Víctor Manuel Enríquez Lezama, a 6 años y medio y una multa de 425 salarios mínimos. 
Sin embargo, dicha sentencia no se ha ejecutado hasta el momento por diversos motivos, entre ellos, la pandemia por covid-19 que generó el cierre de juzgados lo que dio tiempo al inculpado, a interponer una solicitud de amparo ante un juzgado federal. 
El 13 de noviembre de 2020, Alejandra Mateos, solicitó el acompañamiento de la Comisión de Defensa de Derechosos Humanos del Estado de Guerrero, para hacer efectiva la sentencia en contra de su agresor. 
También pidió a los magistrados del Tribunal Colegiado en Materias Penal y Administrativa del Vigésimo Primer Circuito con sede en Acapulco, no siguiera aplazando la ejecución de la sentencia, ni priorizando los derechos pro persona de su agresor, sobre su derecho a vivir una vida libre de violencia. 
Hoy a casi cinco meses de dicho llamamiento, Mateos Jiménez, volvió a hacer esta misma petición. 
“Hoy 8 de abril del 2021, se cumplen tres años, de todo esto, que al platicárselos, vuelvo a vivirlo como si estuviera ocurriendo en este momento, los daños psicológicos, las secuelas están aquí conmigo, pero el sigue libre la justicia para mí es un sueño, es una plegaria”, dijo.  
Pidió el apoyo para que su caso, no sea uno más en estadística, para que no sea una más en la cifra, para que su caso no quede en la impunidad, y cuestionó; “hasta cuando los derechos humanos de mi agresor van a ser más valiosos que lo míos?, ¿habiendo un delito acreditado cuánto tiempo más?, en este momento (..) él sigue libre y yo sigo temerosa de que me vuelva a agredir, me encuentro en un estado de indefensión”, denunció. 
Una vez más, llamó al Tribunal Colegiado en Materias Penal y Administrativa del Vigésimo Primer Circuito con sede en Acapulco, para que “que por favor, no continúen aplazando la ejecución de la sentencia de su agresor, para que analicen a profundidad el caso y no sigan anteponiendo sus derechos humanos de él sobre su derecho de ella, a vivir libre de violencia, y pueda recuperar su vida que perdió hace 36 meses. 
El proceso por el que ha pasado en exigencia de justicia señaló, ha sido desgastante, doloroso, las autoridades han provocado que una y otra vez sea víctima de lo que le hizo Víctor Manuel Enríquez Lezama, al hacerla relatar una y otra vez, todo lo que sufrió.  
Las activistas, María Luisa Garfias Marín, Eva García Estrada, Marina Reyna Aguilar, Evelia catalán Casiano, y Yolitzin Jaimes Rendón, condenaron la actuación del sistema judicial del Estado de Guerrero, sea tan indolente para la atención y combate de la violencia en contra de las mujeres ejerciendo sobre ellas, violencia institucional. 
Coincidieron en que Alejandra Mateos Jiménez es una sobreviviente de feminicidio, y el estado debe garantizar sus derechos, ejerciendo acción penal en contra de su agresor