Ritual de Petición de Nupcias: La entrega de la Muñeca en Chilacachapa

Ritual de Petición de Nupcias: La entrega de la Muñeca en Chilacachapa


Tomado del portal Conoce Chilacachapa
Las antiguas culturas prehispánicas de Mesoamérica se regían por diversas manifestaciones, que causaban asombro entre los habitantes del viejo mundo, estas manifestaciones eran desde religiosas, espirituales, astronómicas y culturales; desde luego que dentro de sus grandes compendios idiosincráticos se encontraban los sacrificios humanos y el canibalismo interpretándose este último de manera “teofagica”, es decir desde la teofagia, en otras palabras es “la forma que se le permite al hombre participar en la Divinidad al realizar un rito que consiste en comer parte de la víctima sacrificada en un sagrado alimento”, fenómeno común en muchas religiones, como por ejemplo en la religión católica se come “El cuerpo de Cristo” por medio del pan y vino, en lo que se le denomina como “transubstanciación o transustanciación”, lo cual según las enseñanzas de la Iglesia Católica es la conversión de toda la sustancia del pan en la sustancia del Cuerpo de Cristo y toda la sustancia del vino en la sustancia de su Sangre.
La diversidad multicultural y pluriétnica de Mesoamérica permitió contar con un gran abanico politeísta, este fenómeno se prolongó hasta la conquista y caída del gran Imperio Mexica el cual trajo consigo el final de nuestra civilización y dar pauta al origen de una nueva, la cual surge desde los escombros de un gran imperio caído, que da origen a lo que hoy se le conoce como México.
Los viejos mundos al colonizar, invadir y destruir las grandes culturas originarias de Mesoamérica no solamente destruyeron un estado religioso o político, sino que también un fenómeno sociocultural y antropológico, esto desencadenó que se desarrollara una convergencia de las tradiciones y costumbres de dos mundos distintos, el cual al paso de los años fue tomando fuerza y que en varias partes de la República Mexicana se puede apreciar este sincretismo.
En Chilacachapa Guerrero existe un ritual sociocultural y antropológico que contiene grandes antecedentes tan antiguos como su propio origen, los habitantes de esta comunidad indígena a dicha manifestación le han llamado “la entrega de la muñeca” fenómeno social que se puede apreciar dentro de los actos protocolarios para consagrarse para el matrimonio en el ritual de petición de nupcias.
Dicha costumbre consiste en que los padres del novio realizan muñecas de pan de forma humanoide que representen al cuerpo de la mujer, estas muñecas de pan van acompañadas de diferentes tipos de vestimentas, joyería, calzado, y/u otros accesorios, los cuales van conducidas con música de viento, bandejas de despensa, cerveza, refresco y botellas de licor.
Estas muñecas de pan y las bandejas (de despensa), salen en un recorrido público por las calles de Chilacachapa y se acompaña con unos “tecuanitos” (toritos de barro) para realizar un simulacro de una pamplonadaque se lleva a la casa de la novia.
Estos “tecuanitos”, se van jugando, danzando a lo largo y ancho de las calles, en tiempos anteriores estos eran toros reales, es decir “carne y hueso” y eran sacrificados al llegar a la casa de la novia, en la actualidad estos son toritos a escala de barro, los cuales en su interior contienen bebida alcohólica del cual posteriormente se hace un brindis y se lleva a cabo la presentación oficial de las dos familias.
Las muñecas de pan en forma humanoide simboliza una gran costumbre en Chilacachapa, en su interpretación de análisis, el pan simboliza lo que en el viejo mundo la religión católica representa como “Las muñecas de pan en forma humanoide simboliza una gran costumbre en Chilacachapa, en su interpretación de análisis, el pan simboliza lo que en el viejo mundo la religión católica representa como “el cuerpo de Cristo” y la forma del pan en mujer simboliza los sacrificios humanos que realizaban las grandes culturas mesoamericanas, esto se puede apreciar aún más cuando el padre de la novia recibe esta ofrenda de su futuro con suegro y yerno y posteriormente la novia se encarga de rebanar estas muñecas de pan para que posteriormente estas sean comidas por los integrantes de ambas partes de la familia, representando una especie de “canibalismo” por tener forma humana pero a su vez está ligado a la “teofagia”, por ser un alimento sagrado para esta ocasión, es decir que podemos observar que la “entrega de la muñeca” es la fusión de dos grandes culturas del mundo, es un choque de dos mundos para crear una nueva tradición, que en este caso es cien por ciento de Chilacachapa.
Cuando se come la muñeca es un momento de felicidad ya que con esto se da el visto bueno de que ambas familias darán origen a una nueva, mientras están comiendo esta ofrenda de pan, hay música de viento tocando diversas canciones, los compadres de ambas familias intercambian tragos, copas y cervezas; aquella persona que reciba un pedazo de la muñeca está obligado el día de la boda a dar un obsequio al matrimonio o a la novia. La novia con una gran bandeja reparte los pedazos de pan que han rebanado de la o las muñecas de pan y después de que entre todos “se devoran” las muñecas de pan, se hace la invitación para pasar a comer, tradicionalmente se sirven caldo con albóndigas.
Las bandejas con despensa que lleva el novio son para los familiares directos de la novia, el cual incluyen principalmente a los padrinos de esta, si la novia tiene 10 tías o 10 tíos (por cada lado de cada uno de su padre y madre) más sus abuelos por ambas partes aún con vida, más a sus padrinos de bautizo, primera comunión y confirmación, es esa la cantidad de bandejas que deben de entregar. Se ha dado el caso, que se entregan hasta más de 50 bandejas con despensa, debido a que en Chilacachapa las familias son muy numerosas
Al llegar a la casa de la novia se lee una lista de las personas quiénes serán acreedoras de estas bandejas, estas son entregadas públicamente ante ambas partes de la familia intercambio previamente en unas palabras como acto ritual protocolario, es el padrino del bautizo del novio quién las dicta.
El padrino del novio, funge como el represente y orador de la familia y se dirige a todo el público presente, pero específicamente a los padres y padrino de la novia, la persona que responde, es el padrino de la novia, ya que este, tiene la misma función que su homologo.
Se crea un dialogo público, entre estas dos personas en representación de cada familia, se explica el motivo de la visita, antes se lleva a cabo un rezo, este es muy breve, las familias del novio pasan a persignarse a dónde se encuentra el altar de la familia de la novia, se ofrece una disculpa y comienza un intercambio de palabras entre los padrinos de bautizo de la novia y el novio,
Se lleva en un plató un pan especial en forma de ofrenda, el cual es colocado en el altar de la casa, ese pan es especial ya que es para aquellas personas que sean familiares de la novia y que no estén con vida y que no podrán presenciar el acto sagrado de la entrega de la muñeca, los habitantes de Chilacachapa son muy respetuosos con los vivos y también con los muertos.
Las bandejas de despensa incluyen chocolate, café, azúcar, una botella de bebida alcohólica, una muñeca de pan de 25 cm de longitud (aproximadamente), una servilleta bordada a mano, entre otros como cigarros y etcétera.
Las muñecas de pan son desvestidas por las madrinas del novio y públicamente al “ir desnudando” a la muñeca, las prendas son presentadas ante el público, son entregadas a la mamá del mismo, se hace mención de quién donó la ropa, calzado, joyas, así como también quién donó la muñeca de pan, esto se hace y dicta públicamente, la gente presencia el acto al final, donde la madre del novio, le entrega a su hijo todo lo recabado, y este se las entrega a su futura esposa en forma de obsequio, aunque en realidad, es además en forma de dote, es decir que una especie de “aporte de bienes que se le aporta a la mujer al contraer matrimonio y que adquiere después de casada”, algunas personas lo interpretan como una especie de pago. 
Este ritual de petición de nupcias es solamente a las “novias pedidas” y hasta cierto punto en calidad de “vírgenes”, ya que no es probable que se le entregue “una muñeca” a una madre soltera o en calidad de viuda o divorciada.
Las muñecas son de forma humanoide de la mujer y tienen las partes elementales del cuerpo como cabeza, ojos, labios, torso, rostro, lo interesante es que el detalle más sobresaliente del dibujo es la columna vertebral y en la parte inferior este carece de pies o piernas ya que es curvo para representar el vientre de la mujer y el deseo con júbilo de poder engendrar al nuevo miembro de la familia.
Hay un detalle, en toda esta tradición, que sí estando casados el matrimonio, la esposa, no puede desarrollar sus funciones de rol de género como concebir hijos, preparar los alimentos, hacer los quehaceres del hogar y otras actividades propias de la mujer en la comunidad, la suegra puede “regresar” a la novia a su casa, hasta que aprenda a hacer sus funciones y rol de género, esto porque la familia del novia, ya “se gastaron”, con base a esto, representa una vergüenza, para los padres de la novia, porque no le educaron previamente a su hija desde su infancia para su funcionamiento social en la comunidad como esposa, y existen dos posibilidades: la primera es tener un dialogo entre las dos familias, establecer un tiempo para que la esposa aprenda, enseñarle todas las funciones que deberá de desarrollar para ser esposa de hogar y madre de familia o; la familia de la novia, no devolverla a la familia de su esposo, y esta se queda en la casa de sus padres, ya que existe una molestia, por haberlos expuesto públicamente, ocasionado una humillación social y estos manifestando un sentimiento de desprecio, se queda en claro, que la familia de la novia/esposa no es merecedora de ese trato y no vuelve con su esposo, quédense este sin su “amada esposa”, con esto regresándole un acto de desprecio.
Por estos motivos desde muy pequeñas las jovencitas de Chilacachapa, aprenden todas las actividades relacionadas a los quehaceres del hogar, los varones saben, que deben de ya sea ahorrar lo suficiente para poder pedir la “mano” de su novia para que pueda cumplir con el pliego petitorio de las bandejas de pan y demás gastos correlacionados a esta tradición o en su defecto deberá de hacer “macoas”, que en Chilacachapa, es lo equivalente a lo que en otros grupos étnicos denominan “tequio”, el cual es apoyarse con amistades y familiares para una especie de “ayuda colectiva” en forma de préstamo, el cual el novio deberá de devolver en especie a todos los quienes le ayudaron a cumplir su ritual de petición de nupcias, esto que denominamos “macoa”, en muchos casos se adquiere como un compromiso en forma de deuda, que muchos varones se tardan años en pagar y que en algunos casos una vida no es suficiente para poder finiquitar su compromiso.