Investigadores proponen programa para  elevar la política agroalimentaria en Guerrero  

Investigadores proponen programa para  elevar la política agroalimentaria en Guerrero  

 

Tania Nereida Catalán 
Chilpancingo, Gro.
En el marco de los Foros de Consulta y Participación Ciudadana 2021 convocados por la Gobernadora electa Evelyn Salgado Pineda, se llevó a cabo el Foro Regional Agroalimentario convocado por la Asociación  Central de Organizaciones Campesinas y Populares y el Movimiento Campesino Plan de Ayala Siglo XXI, entre otras organizaciones invitadas.  

De acuerdo al análisis que presentaron el profesor-investigador de la Universidad Autónoma Chapingo, Gerardo Noriega Altamirano y Enrique Rico Arzate, académico del Instituto Politécnico Nacional (IPN), plantearon una propuesta dirigida a promover una agricultura sustentable en Guerrero, cuyo eje es la transferencia y la extensión de tecnologías para restaurar y conservar el suelo, el agua, la biodiversidad y el ambiente como eje ecológico. 

Entre los exponentes, señalaron que Guerrero en cuanto a actividades productivas agroalimentarias se han mantenido en niveles marginales de rendimiento y calidad, con sistemas tradicionales de producción que dependen en su gran mayoría del régimen del temporal, mientras que la agricultura de riego sólo se práctica en pequeñas extensiones donde los distritos y las unidades de riego se encuentran en franco abandono y la otra actividad forestal carece de un manejo integral de aprovechamiento y la degradación ambiental es evidente. 

Se expuso “La calidad de los suelos agrícolas en el estado de Guerrero revela que biológicamente son improductivos, están degradados y son incapaces de mantener altos rendimientos en los cultivos, como maíz, café, cacahuate, coco, limón mexicano, Jamaica, mango, frijol, sorgo, entre otros, ello  deja claro que la entidad carece de una política agroalimentaria, por lo que se propone al gobierno entrante cambios estructurales tanto en el fomento productivo como en el marco legislativo, que implica entre otras la reconversión productiva, ordenamiento, planificación de carácter microregional en los polígonos territoriales de capacidad productiva denominados antes como distritos de desarrollo rural, orientados a elevar rendimientos y la rentabilidad de las cadenas agroalimentarias en los 991 ejidos, 168 comunidades indígenas y las más de seis mil localidades rurales.  

Los especialistas en el tema consideraron que uno de los retos es la disminución en costos de producción, el incremento de la calidad de los alimentos y caminar hacia la soberanía alimentaria. 

Con esta propuesta tecnológica, detallaron los especialistas: “nuestra experiencia en la aplicación de estas tecnologías agroecológicas permite ofrecer un incremento de 20% en los rendimientos y reducir 30% los costos de producción que en promedio alcanzan los $20,800.00 pesos por hectárea en la producción de maíz. 

Puntualizaron que el estado de Guerrero con una superficie de 6,379,400 hectáreas que comprenden 81 municipios localizados en ocho regiones, del cual el cultivo de maíz se siembra en alrededor de 475 mil hectáreas, que en condiciones de temporal reportan un rendimiento medio de hasta 2.5 toneladas por hectárea, rendimientos marginales en el siglo XXI.  

Las modificaciones en el marco legal y la reactivación  estructural en los planos  tecnológicos-científicos, planeación, ejecución en territorio con la participación de los ejidatarios y comuneros  llevará a caminar hacia la soberanía y la autosuficiencia alimentaria en Guerrero eje principal del PND capitulo agroalimentario 2019-2024, comentó el Ingeniero Agrónomo Rodrigo Ariel Cortes Vivar dirigente del Movimiento Campesino Plan de Ayala Siglo XXI de Guerrero, fundador de la Coordinadora de Organizaciones Campesinas PROAMLO que impulso la candidatura del Ingeniero Félix Salgado Macedonio a la senaduría  y que suscribió el denominado Plan de Ayala del SIGLO XXI durante la campaña presidencial del 2018 del Licenciado Andrés Manuel López Obrador.   

Gerardo Noriega Altamirano, señaló que hoy en día, mujeres y hombres del campo perciben ganancias marginales de su actividad, corren el riesgo financiero que implica la producción, carecen de crédito uno de los factores aditivos de la pobreza e inseguridad alimentaria; mientras que a los industriales e intermediarios les corresponde el valor agregado. Por ello la importancia de integrar la cadena de valor cultivo por cultivo en las aproximadamente cien especies vegetales y animales que se cultivan y crían en Guerrero.