Exhorta CNDH a la federación a brindar  protección a pueblos de Tierra Caliente

Exhorta CNDH a la federación a brindar  protección a pueblos de Tierra Caliente


Réplica Diario Digital 
Chilpancingo, Gro. 

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) exhortó al gobierno federal a brindar protección a los habitantes de las comunidades de Guajes de Ayala, perteneciente a Coyuca de Catalán, y de Ciénega Puerto Alegre, de San Miguel Totolapan, ambos ubicados en la sierra de la Tierra Caliente, debido al acoso que padecen ambos pueblos por integrantes de la delincuencia organizada. 

De igual forma demandó al gobierno del estado y a las autoridades locales investigar, esclarecer y castigar los crímenes que han ocurrido en esa región de Guerrero, así como garantizar a las víctimas la no repetición de esos hechos.

A través de un comunicado, la CNDH lamentó “profundamente” la violencia que prevalece en Guerrero y condenó “enérgicamente” los homicidios, la desaparición de personas, amenazas de muerte, extorsiones y el desplazamiento de pueblos que se han documentado tanto en Ciénega de Puerto Alegre y Guajes de Ayala. 

En la misiva, el organismo se refirió el homicidio de Carlos Marqués Oyorzábal, comisario del poblado de Las Conchitas, perteneciente al municipio de San Miguel Totolapan, sucedido el pasado 3 de abril; y a la desaparición del señor Elías Gallegos Coria y de su hijo Fredi Gallegos García, ocurridas el 16 de octubre de 2020, en el poblado El Perro, de Coyuca de Catalán. Los tres eran defensores de sus bosques.

Recordó que para contribuir al desarrollo de la región, tanto la comunidad de Ciénega Puerto Alegre como la de Guajes de Ayala decidieron, cada una por su cuenta, emprender un proyecto de aprovechamiento de recursos forestales maderables, que fue autorizado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semaren).

“No obstante, dicho proyecto no lo han podido concretar por la irrupción de diversos grupos criminales dedicados a la tala ilegal, que han propiciado homicidios, extorsión y robo a los pobladores de dichas comunidades ejidatarias”.

La CNDH precisó que la señora Elvira García Silva, esposa de Elías Gallegos y madre de Fredi Gallegos presenció cuando personas armadas ingresaron a su domicilio, golpearon y se llevaron por la fuerza a sus familiares, sin embargo, pese a que ella ya denunció ante la Fiscalía General del Estado (FGE), a la fecha no le han tomado su testimonio. 

“Se tiene conocimiento de que las autoridades competentes detuvieron a Víctor Espino Cortés, ex vocero de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero, junto con otras dos personas, por su probable responsabilidad en los hechos y, al parecer, lo dejaron salir, sin haber realizado las diligencias necesarias”, se lee en el comunicado.

Derivado de esa situación, Elvira García y su familia abandonaron su domicilio, sin embargo, de acuerdo con la CNDH, los pobladores de Guajes de Ayala permanecen en el lugar, sin comida y a expensas de la delincuencia organizada.

“Por lo expuesto, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos hace un llamado urgente a las autoridades federales competentes para que atiendan las solicitudes y brinden protección, seguridad y defensa, amplia e inmediata, a las personas habitantes de dichas comunidades”. 

La CNDH pidió  salvaguardar en todo momento la integridad y los derechos humanos de los pobladores, y que se lleven a cabo acciones que privilegien el diálogo y la concertación, «que permitan generar los consensos necesarios para construir y garantizar la paz».

De igual forma exhortó al gobierno del estado, a la FGE, y a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) a que, sin demora, realicen todas las investigaciones necesarias que conduzcan al esclarecimiento de los hechos sucedidos en esas comunidades y se dé castigo a las y los responsables, así como la reparación integral del daño a familiares de las víctimas.