Revelan escalofriantes videos  en el teléfono de «El Cabo Gil»

Revelan escalofriantes videos  en el teléfono de «El Cabo Gil»

Fue liberado el pasado 2 de septiembre

 

** El pasado 30 de agosto un juez de Tamaulipas lo absolvió del delito de privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro, del cual fue acusado en perjuicio de los 43

Bajo Palabra 
Ciudad de México

Fotos de tortura con personas que sufrieron graves heridas en la piel o se les amputaron las extremidades, evidencias de ejecutados, hombres y mujeres; el retrato de una mujer acompañada de un par de niños, interrogatorios, armas y reportes de medios de comunicación sobre Guerreros Unidos, son algunas de las cosas que las autoridades encontraron en los celulares de integrantes del cártel. 
En los dispositivos también se encontraron imágenes, de distintos vehículos quemados y zonas acordonadas para peritajes forenses, saldo de enfrentamientos con otros cárteles como Los Rojos o La Familia Michoacana, con los que disputaban plazas en la llamada Tierra Caliente de Guerrero. 
Gildardo López Astudillo, alias El Cabo Gil, que controlaba desde su celular la actividad criminal de la zona, dando órdenes a sicarios y halcones, recuperó su libertad el 2 de septiembre pasado. 
Pese a las pruebas en su contra de los crímenes que cometió u ordenó a sus subalternos este líder del cártel Guerreros Unidos, implicado en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, hoy está libre.
 El pasado 30 de agosto un juez de Tamaulipas lo absolvió del delito de privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro, del cual fue acusado en perjuicio de los 43.
 El juez consideró que las pruebas en su contra fueron obtenidas de manera ilegal por la entonces PGR, con lo que pudo salir caminando de la prisión de máxima seguridad del Altiplano en el Estado de México, donde se encontraba recluido junto a otros destacados personajes del narcotráfico. 
En algunas de las conversaciones encontradas en el dispositivo, a las que MILENIO pudo tener acceso, se detalla el intercambio que presuntamente El Cabo Gil habría tenido con un contacto identificado únicamente como Tintán. 
En un fragmento de dicha plática realizada a la medianoche del 5 de octubre de 2014, apenas una semana después de la desaparición de los 43, Gilberto López pide el número personal al contacto con el que conversa de manera fraterna.