El pasado estaba aquí



Eduardo Medina Mora, ministro de la Suprema Corte de Justicia, presentó su renuncia al cargo, 11 años antes de que concluya el periodo para el que fue electo, y lo hace en el contexto de las investigaciones que realiza la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda sobre sus cuentas y manejos financieros de los últimos años, en las que según información que recibió el gobierno mexicano.
Sinfopress

La Secretaría de Gobernación (Segob) informó que, en términos del artículo 98 constitucional, Olga Sánchez Cordero, su titular, envió al Senado de la República el oficio mediante el cual le comunica que Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República, aceptó la renuncia de Eduardo Tomás Medina Mora Icaza a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).
Para aprobar, la dimisión de Medina Mora, se citará a sesión el próximo martes para su análisis, de acuerdo con lo que establece el Artículo 98 constitucional.
Será por mayoría simple la votación para aceptar la renuncia, además de que deberán contar con las justificaciones, porque un ministro sólo puede separarse del cargo por causas graves.
Información que llegó al gobierno mexicano procedente de agencias financieras del Gobierno de los Estados Unidos, el funcionario judicial recibió transferencias financieras que no corresponden con sus niveles de ingreso reporta-das en sus declaraciones patrimoniales.
La carta de renuncia de Medina Mora, que fue presentada al ministro presidente Arturo Zaldívar, representa un hecho inédito en la etapa contemporánea de la Suprema Corte y, aunque no aduce razones específicas para explicar su decisión han transcendido dos razones de fondo en esta renuncia: a) un tema médico familiar, luego de la muerte de su esposa hace unos meses; y b) Otra son las investigaciones que autoridades nacionales y extranjeras han hecho en cuanto a sus recursos financieros y a transferencias millonarias realizadas en bancos de varios países.
La renuncia de Medina Mora, de cumplirse ese procedimiento, dejará una vacante en los 11 ministros que integran la Sala Superior de la Suprema Corte de Justicia y dará paso a la elección de un nuevo ministro por el Senado de la República a propuesta de López Obrador, que tendrá que enviar una terna, una vez que el Poder Judicial de la Federación haga pública la decisión del ministro renunciante y envíe al Poder Legislativo y al Ejecutivo la convocatoria para que se inicie el proceso de selección de un nuevo ministro o ministra, según la terna que decida enviar el titular del Ejecutivo Federal.
El hecho se confirmó luego de que el ministro notificó que concedió una suspensión provisional al gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez “El Bronco” para que el Congreso local no lo sancione por utilizar a servidores públicos para reunir firmas a su favor cuando quería ser candidato presidencial.
Una hora después de la publicación de la noticia, el Consejo de la Judicatura informó vía Twitter que se encuentra en espera de la confirmación y esperará el trámite que, en su caso, “realice el Poder Ejecutivo y el Senado de la República”, en términos del artículo 98 Constitucional.
El presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que la renuncia del ministro Eduardo Medina Mora a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) se debió a que quiere atender algunas denuncias que se presentaron en su contra ante la Fiscalía General de la República (FGR).
Es un tema, es una denuncia, si existe, que tiene que atender la FGR, no podemos culpar a nadie y mucho menos hacerlo por anticipado, eso corresponde a instancias judiciales", expresó.
Eduardo Medina Mora es licenciado en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
Ha ocupado distintos cargos públicos.
Desde 2015 a la fecha es ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y como se ha dicho, su responsabilidad debiera culminar en julio de 2030.
Medina Mora, por cierto, fue embajador de México ante Gran Bretaña e Irlanda del Norte entre 2009 y 2013, y de 2013 a 2015 fue nuestro representante ante Estados Unidos.
Antes, en el Gabinete de Seguridad, encabezó diversas encomiendas.
De 2006 a 2009 fue procurador general de la República.
De 2005 a 2006 secretario de Seguridad Pública Federal, y de 2000 a 2005 director general del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).
Eduardo Medina Mora, virtual ex ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, es investigado por supuesto lavado de dinero por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), de la Secretaría de Hacienda.
La dependencia encabezada por Santiago Nieto armó la carpeta de investigación y la turnó a la Fiscalía General de la República (FGR).
Nieto indicó que la jurisprudencia de Medina Mora -que tenía que ver con proteger a grupos o personas relacionas con el gobierno anterior- cercenó una parte de las atribuciones de la UIF. "Me parece que esa no es la función de un ministro", dijo el titular de la unidad.
AL CALCE…
- Medina-Mora reportó al SAT y a Hacienda de 2013 a 2017 en sus declaraciones anuales de impuestos, ascendían a más de 26 millones de pesos, cantidad cuatro veces inferior a la suma de las transferencias por 903 mil pesos y 2.3 millones de libras esterlinas que envió desde sus cuentas en México al Reino Unido y a los 2.1 millones de dólares que transfirió a Estados Unidos, lo cual fue reportado como "actividad sospechosa" por la Agencia Nacional del Crimen Británica.
- Algunos otros portales enfatizan la amistad de Medina Mora con el abogado Juan Collado, hoy en prisión por presunto lavado de dinero y delincuencia organizada.
- Hace algunos meses, se publicó en varios medios, una fiesta a la que asistió Medina-Mora y varias personalidades de la política mexicana. Esta resultó ser la boda de la hija de Juan Collado.
- La estrecha relación para combatir la corrupción que actualmente existe entre la FG, la UIF y el Consejo de la Judicatura Federal y los órganos de inteligencia extranjera, ha permitido documentar y fortalecer el expediente judicial sobre los manejos financieros del ministro.
- Tampoco ayudó mucho al propio Medina Mora el haber operado a favor de su amigo y socio Alejandro Quintero, publicista y ex vicepresidente de Televisa, quien desde 2006 y hasta la pasada elección presidencial de 2018, se le ubica como el operador de las “campañas negras” enderezadas en contra del actual presidente Andrés Manuel López Obrador.
- Una vez que la UIF congeló las cuentas de Alejandro Quintero, el aún ministro operó ante jueces federales para que ordenaran el desbloqueo de algunas de las cuentas de su amigo.
- También ayudan con ese tema a Quintero el ex director del CISEN en el pasado, Alberto Bazbaz, y Arturo Sánchez Gutiérrez, ex consejero electoral del IFE. Para desbloquear sus cuentas, de las que había incluso pedimentos del FBI y de la DEA, el equipo de Quintero-Medina exhibieron en el juzgado los nombres de los agentes encubiertos norteamericanos. 
- La dependencia encabezada por Santiago Nieto armó la carpeta de investigación y la turnó a la Fiscalía General de la República (FGR).