PELEAN CONTROL DE MORENA

 


FORO POLITICO
Salomón García Gálvez
La virtual expulsión de la fracción parlamentaria del Morena en el Congreso Local, del diputado Servando de Jesús Salgado Guzmán, se enmarca dentro de la feroz lucha de dos grupos que disputan –desde ahora- el poder y el control de ese partido en Guerrero, de cara al proceso electoral del 2021. No existe otra explicación.
Esgrimiendo una serie de irregularidades perpetradas supuestamente por el legislador Salgado Guzmán, el presidente de Junta de Coordinación Política (Jucopo), Antonio Helguera Jiménez, interpuso un escrito ante la mesa directiva del Congreso para “separarlo”. Un acto de torpeza del diputado Helguera, que no abona a la democracia la que tanto dicen defender los del Morena.
En el Congreso, desde antes del arribo al Morena del diputado Salgado Guzmán, ya existían dos grupos antagónicos dentro de la misma bancada de ese partido mayoritario: Los partidarios del ex legislador y ahora delegado federal –fifí- Pablo Amílcar Sandoval; y el otro, que maneja el Delegado de la Secretaría del Bienestar, César Núñez Ramos a través de su sobrino diputado, Arturo Martínez Núñez.
A los diputados del Morena y más al delegado federal único Pablo Sandoval, no les gustó que el legislador Salgado Guzmán, haya criticado el fracasado y retardado programa de entrega del fertilizante en Guerrero; tampoco que haya respaldado a  trabajadores huelguistas del Congreso, más otras críticas al interior de la bancada del Morena. 
Pablo Amílcar, operó y ordenó a su testaferro Helguera Jiménez, la expulsión del diputado Salgado Guzmán, a quien habían recibido con júbilo cuando éste se separó del PT para incorporarse a la fracción del Morena. Servando, manifestó que continuará en el Morena aunque a muchos no les guste. La mitad de los diputados lo respaldan.
Lo que verdaderamente pelea el delegado federal único, es quedarse con el control del partido Morena, de cara a las elecciones del 2021; previamente será nominada la dirigencia nacional del Morena, al parecer mediante encuesta que se llevará a cabo en noviembre próximo.
Sandoval y su grupo político, pretenden “agandallarse” el comité estatal del Morena para manejar los procesos de designación de candidaturas para: Gobernador, alcaldes y diputados locales y federales; hasta a los comisarios querrá imponer. El dirigente “patito” Marcial Rodríguez Saldaña, tendrá que hacerse a un lado.
El delegado federal único –fifí- ya tiene el control del Congreso Local, mediante su marioneta el diputado Antonio Helguera Jiménez, por lo menos para los próximos dos años. 
Por eso Pablo Amílcar, le habría ordenado a Toño expulsar al diputado Servando, aunque el Morena pierda mayoría absoluta en el Congreso y medio se debilite su grupo.
Lo que vendrá ahora, será nombrar a un dirigente estatal del partido Morena, para lo cual el delegado federal único –Pablo Amílcar- deberá escudriñar quién reúne los requisitos para convertirse en su marioneta. Tenía un prospecto: Sergio Montes Carrillo, representante ante el IEPC-, pero éste le salió “respondón” y con quien salió bronqueado por cuestiones “personales”.
La disputa interna por el poder -control del Morena en Guerrero-, mantiene una cruenta pugna entre los dos grupos políticos mencionados: El del delegado federal Pablo Amílcar y César Núñez.
Pablo, se siente “bien palanca” en la cúpula porque su hermana Eréndira Sandoval, es la Secretaria de la Función Pública y el esposo de ésta, John Hackerman, es asesor del presidente AMLO, a quien le habla al oído.
César Núñez, es el que maneja los programas sociales al presidente AMLO; es el que ordena qué hacer y qué no a los mapaches encubiertos llamados ahora “Servidores de la Nación”.
Si el presidente de la república fuese en estos momentos priista, panista o de cualquier otro partido, Pablo Amílcar ya hubiese sido despedido del cargo y hasta inhabilitado porque no pudo operar con eficacia el programa del fertilizante junto con otros funcionarios –fifís- federales.
Sin embargo, el delegado federal único, luego del primer informe del presidente AMLO, de manera desvergonzada  todavía se aventó la siguiente frase: “La Cuarta Transformación ayudó a un millón de guerrerenses”… ¡¡Los perjudicó!!
FLORENCIO: DEGRADAN PRESEA SDLN. 
El politólogo y a la vez Secretario General de Gobierno, Florencio Salazar Adame, dijo estar en desacuerdo que la presea Sentimientos de la Nación les sea otorgada a dos jóvenes estudiantes del Conalep-Chilpancingo.
La presea SDLN -dijo- debe otorgarse a una persona con obra de vida sobresaliente, como fue el caso de los recipiendarios: Hortensia Bussi, Guillermo Soberòn, León Portilla, Elizur Arteaga y Enrique Krause, entre otros.
Salazar Adame, quien fungió como Coordinador del Congreso Local –LV Legislatura-, manifestó no estar de acuerdo y no entender a los que otorgan dicha presea.
“Con estas decisiones -insistió- vuelven insignificante la presea y queda muy lejos de la mayoría de quienes la han recibido”.
Como ex Coordinador del Congreso Local del Estado, Salazar Adame, rechazó a la que llamó: “mediocre designación”… ¡Zas!... Punto.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.