SI BIEN EL INFORME ESPECIAL DE LA CNDH


Epístolas Surianas
(Carta a Don Héctor)
De Julio Ayala Carlos


SI BIEN EL INFORME ESPECIAL DE LA CNDH (Comisión Nacional de los Derechos Humanos) sobre desapariciones y violencia se refiere a Chilapa, lo cierto es que la propia institución señala que la situación es generalizada en el país, producto de la inseguridad y violencia que generan los grupos delincuenciales, y la escasa efectividad de las autoridades federales y estatales.

Es decir, lo que ocurre en Chilapa, o pasaba, toda vez que el informe de referencia contiene un cierto periodo, ocurre en todo el país, de ahí que las recomendaciones de la CNDH sean tanto para el Gobierno federal como para el Gobierno de Guerrero, aunque bien pudo ser para el de Michoacán, del de la propia Ciudad de México, del de Sinaloa o Monterrey, por citar algunos ejemplos.

Sin duda no es consuelo, pero lo que ocurre en Chilapa, u ocurría, sucede en gran parte del país, e incluso, peor. El caso más reciente es lo ocurrido en Culiacán, Sinaloa, en donde el Gobierno federal tuvo que pactar con la delincuencia organizada y en consecuencia liberar al hijo de “El Chapo” Guzmán, que había sido detenido por las fuerzas federales.

Hay que decir también que aunque el gobernador Héctor Astudillo Flores aceptó las recomendaciones de la CNDH sobre el informe de Chilapa, que tienen que ver con el fortalecimiento de la Fiscalía General del Estado a fin de cumpla con mayor eficacia su papel, el informe de referencia está desfasado, es decir, los datos que contiene no son recientes, aunque eso no debiera ser consuelo. 

Y es que, hay que decirlo, si bien en Chilapa como en todo el país continúan los hechos de violencia, en el caso de Guerrero, como estado, los índices delincuenciales han disminuido considerablemente, de tal forma que de encontrarse en los primeros lugares, hoy tiene una mejor calificación.

No ha sido fácil para Guerrero dejar los primeros lugares, por ejemplo, en homicidios dolosos y otros delitos. Sin duda están dando resultados las acciones que desde hace cuatro años inició el gobierno del estado, de tal forma que aunque haya quienes no lo quieren aceptar porque así conviene a sus intereses, Guerrero dejó de estar entre los primeros lugares del país en situación de violencia.

Es indiscutible que como en otras partes del estado, y en otros estados del país, en Chilapa siguen ocurriendo hechos de violencia; negarlo sería atentar contra la inteligencia y no reconocer la realidad existente, sin embargo, como bien dice el alcalde de ese municipio, Jesús Parra García, hoy la situación es diferente. Hay un gobierno municipal que trabaja, día a día, para fortalecer el tejido social que se resquebrajó desde hace algunos años.

Es cierto. Con todo y la inseguridad que existe en Chilapa, los hechos no se comparan al pasado reciente. Hay que reconocer que paulatinamente mejoran las cosas, como consecuencia de acciones coordinadas entre los tres niveles de gobierno. Los índices delincuenciales en ese municipio, como en Chilpancingo, Acapulco, Tlapa, e Iguala, son cada vez menores.

Tiene, por supuesto, también razón el obispo Salvador Rangel Mendoza, de que las cosas en Guerrero, y en Chilapa son distintas a lo que señala el Informe de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. La violencia seguramente continuará existiendo por mucho tiempo, pero es indiscutible que se va reduciendo paulatinamente.

Por cierto, el informe de referencia, del cual el presidente de la CNDH entregó una copia al gobernador Héctor Astudillo Flores, también está dirigido al Congreso federal, al Senado, a la Secretaría de Gobernación, y a la FGR, así como al Ejecutivo local, al Congreso local, a organismos defensores de derechos humanos y por supuesto a las familias de las víctimas, busca contribuir a la construcción de la paz, y garantizar el derecho a la verdad y acceso a la justicia a las víctimas de la violencia e inseguridad.

En tanto, tras aceptar las propuestas incluidas en el Informe Especial de la CNDH para atender el problema de la desaparición de personas en Chilapa, el Gobernador Héctor Astudillo Flores reiteró su apoyo a los familiares de las víctimas en ese municipio, por lo que solicitó a las autoridades estatales y municipales ser sensibles, otorgarles acompañamiento y ejercer sus funciones para aliviar la situación que viven mediante la redefinición de acciones y programas sociales, al tiempo que reconoció el trabajo de la presente administración de la CNDH en la protección de los derechos humanos de quienes habitan este país.

Por su parte, el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, reconoció la apertura del gobernador Héctor Astudillo Flores en las recomendaciones hechas por este órgano autónomo, así como la disposición que siempre ha mostrado para atenderlas, tras referirse al informe especial sobre la situación en materia de desaparición de personas y delitos vinculados con el Municipio de Chilapa.

Ello, tras señalar que lo ocurrido en  no es privativo del estado, sino que está en muchas regiones en todo el país, ya que asciende a 40 mil el número de desaparecidos en todo el territorio nacional. Es decir, Chilapa es solo un ejemplo de lo que ocurre en el país.

Comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+