LA DESTITUCIÓN DEL DIPUTADO


Epístolas Surianas
(Carta a Don Héctor)
De Julio Ayala Carlos

** Para que todo siga igual…


LA DESTITUCIÓN DEL DIPUTADO Antonio Helguera Jiménez de la coordinación de la fracción parlamentaria de Morena, y en consecuencia, de la presidencia de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso local, por parte del mismo grupo al que pertenece, es decir, el del delegado federal en el estado, no es más que un burdo movimiento para que siga mandando el mismo, es decir, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros.

Y es que en la fracción parlamentaria de Morena era de todos los diputados conocido que Helguera Jiménez, quien fue impuesto en el cargo por el propio Sandoval Ballesteros, luego de que éste no pudo imponer en el mismo a su suplente, Luis Enrique Ríos Saucedo, iba  ser destituido de la coordinación parlamentaria y en consecuencia de la presidencia de la Jucopo, en diciembre próximo, por incapaz, y porque su grupo ya no es mayoritario en la fracción.

Es decir, la destitución de Helguera Jiménez, era ya un hecho, y consecuentemente la coordinación caería en el grupo que encabeza el diputado Arturo Martínez Núñez, quien a lo largo de un año ha sumado adeptos a su causa hasta convertirse en mayoritario, precisamente porque el grupo de Amílcar Sandoval, que continúa mandando en el Congreso, y en el presupuesto de éste, ha sido un fracaso como cabeza de la fracción parlamentaria, pues de tener la mayoría absoluta, hoy tienen una mayoría ridícula, a la cual le gana la oposición.

Así las cosas, el “golpe de estado” que presuntamente pretenden darle al todavía coordinador de la fracción parlamentaria de Morena en el Congreso local, sus propios compañeros de grupo y de partido, encabezados por Luis Enrique Ríos, suplente de Pablo Amílcar Sandoval, no es más que una mascarada para que éste quede en su lugar o en su caso Moisés Reyes Sandoval, primo del propio Pablo Amílcar, y con ello adelantarse a las intenciones de Arturo Martínez, quien desde hace un año tiene un pleito abierto con el delegado federal por la cabeza del grupo parlamentario.

En el fondo, hay que decirlo, el pleito entre los diputados de Morena, divididos en dos grupos, tiene que ver con el control y uso del millonario presupuesto del Congreso del estado, del cual se beneficia el que encabeza Pablo Amílcar Sandoval, a través de Antonio Helguera al que tiene como peón. Y es que, dicen algunos diputados de Morena, Helguera y Sandoval utilizan los millones de presupuesto del Congreso como si fueran suyos, y sin darle cuentas a nadie, razón por la cual los diputados del PRI y del PRD, principalmente, ya le han exigido cuentas claras y comprobables.

Ése es el pleito. Y es que el manejo del presupuesto, que lo mismo lo utilizan para comprar bienes que antes ni soñaban, incluidos carros de lujo para el grupo de Pablo Amilcar, al igual que para incrementarse el salario cuando al resto de diputados se les redujo bajo el pretexto de una engañosa austeridad, sirve también para pagar a un ejército de trabajadores que solo se aparecen los 15 y los 30 de cada mes, los cuales hacen trabajo político para posicionar la candidatura a la gubernatura del delegado federal en Guerrero.

Cierto. Si bien le sirve a Pablo Amilcar Sandoval la coordinación de la fracción parlamentaria de Morena en el Congreso local, lo que verdaderamente sirve y le importa es el presupuesto, desde donde se apuntala su aspiración por la gubernatura, la cual ya creía tener en la bolsa hasta que apareció en escena el exalcalde de Acapulco, Luis Walton Aburto, amigo personal del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, quien lo invitó a dejar a su anterior partido, Movimiento Ciudadano, para sumarse al Movimiento de Regeneración Nacional, para de ahí, convertirse a candidato a gobernador del estado.

Así las cosas, y porque a sabiendas de que en diciembre próximo, el nuevo grupo mayoritario de diputados de Morena en el Congreso del estado iban a destituir a Antonio Helguera Jiménez, quien en un año demostró que no sirve para coordinar a los legisladores de su partido, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros dio la orden de quitarlo del cargo, usando para ello a su suplente Luis Enrique Ríos Saucedo y a su primo Moisés Reyes Sandoval, para que en uno de ellos quede la coordinación de la fracción, y consecuentemente la presidencia de la Jucopo, y luego el manejo del presupuesto.

Es decir, Pablo Amilcar va a quitar a Helguera para poner en su lugar a uno de sus dos incondicionales: Ríos Saucedo, su suplente, o a Moisés Reyes, su primo, con el fin de que todo siga igual, para que él siga mandando en el Congreso del estado, y en el presupuesto.  

¡Qué jijos!!!

Por cierto, ¿por qué no auditan el presupuesto que ha manejado como propio Antonio Helguera Jiménez? ¿Podrá explicar la riqueza que hoy tiene? Dicen que en Iguala ahora hasta lo ven guapo. Jajajá…

Comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.