DE NO SER POR EL PRESIDENTE DE LA CDHEG


Epístolas Surianas
(Carta a Don Héctor)
De Julio Ayala Carlos


DE NO SER POR EL PRESIDENTE DE LA CDHEG, Ramón Navarrete Magdaleno, es posible que los 16 elementos de la Guardia Nacional que fueron retenidos en Tecoanapa por integrantes de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), aún estuvieran en ese municipio. Por supuesto, en la liberación de los miembros de la GN, mucho tuvo que ver el gobierno que encabeza Héctor Astudillo Flores.

Pero además, la intervención del ombudsman guerrerense, también llamado ombudsperson, demostró que la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG), también se ocupa de destrabar conflictos que, hay que decirlo, le corresponden a otros atender y resolver, como por ejemplo, al delegado federal en el estado, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, por ser un hecho en el que estaba involucrada la Guardia Nacional.

En efecto, fue el presidente de la CDHEG quien logró la liberación de los 16 miembros de la Guardia Nacional que fueron retenidos en Tecoanapa por integrantes de la UPOEG, como forma de presión para lograr la liberación de 10 elementos de la policía comunitaria de esa organización, detenidos el 11 de noviembre en Xaltianguis, durante un operativo policial para restaurar el orden en esa comunidad perteneciente al municipio de Acapulco.

Durante 35 horas, los miembros de la Guardia Nacional estuvieron retenidos por la UPOEG, hasta que el presidente de la CDHEG, Ramón Navarrete Magdaleno, acudió a Tecoanapa para mediar en el conflicto y encontrar una solución pacífica, encabezando una reunión con los líderes de esa organización, en la que escuchó sus planteamientos, y después de varias horas de negociación, la UPOEG accedió a la liberación de los 16 elementos de la GN. A cambio, la Comisión de los Derechos Humanos del Estado se comprometió a establecer una mesa de seguimiento y acompañamiento a la defensa legal de los comunitarios detenidos, la cual se realizará el 11 de diciembre en Acapulco.

"Se expondrán algunas condiciones de atención, se tomarán acciones jurídicas para que los abogados de la UPOEG lleven a cabo las promociones ante el juez y entren de lleno a la defensa de sus compañeros", detalló el ombudsperson, e indicó que la CDHEG les dará acompañamiento y estará al pendiente de los detenidos, quienes se encuentran en el Centro de Reinserción Social de Chilpancingo.

Así, con el compromiso de Navarrete Magdaleno, toda vez que hay muestras de que ésta se cumple, los miembros de la Guardia Nacional fueron liberados, permitiéndosele además que continuaran con sus tareas cotidianas de seguridad y de apoyo a la población, como lo informó con oportunidad el gobernador Héctor Astudillo Flores, quien reconoció la intervención de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado, y reiteró su compromiso de mantener el diálogo permanente y trabajar por la paz y desarrollo de las comunidades guerrerenses.

Hay que decirlo. Un asunto como la retención de miembros de la Guardia Nacional, que debió atenderlo el Gobierno federal a través de sus diversas instancias en Guerrero, entre ellas la que encabeza el delegado federal en el estado, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, tuvo que ser resuelto por el presidente de la CDHEG, acudiendo por supuesto a Tecoanapa, como ha acudido a otros municipios, en donde también ha resuelto conflictos y liberado a policías de la población, así como a ciudadanos por conflictos diversos.

Ramón Navarrete, hay que puntualizarlo, no solo encabeza una férrea defensa de los derechos humanos en el estado, además de fortalecer la cultura de la prevención de los derechos humanos de los guerrerenses, sino que además ha convertido a la CDHEG en una institución que está presente en los conflictos sociales, dando acompañamiento a los guerrerenses que requieren de su apoyo. Además, hay que decirlo, se ha convertido en un puente entre la sociedad civil y las autoridades de gobierno para que, en caso de ser necesario, sean escuchados y atendidos en sus demandas y necesidades.

Es el caso, sin duda, de los miembros de la Guardia Nacional retenidos por la UPOEG. Tuvo que ir él para destrabar un conflicto que le pertenecía al gobierno federal, y más concretamente a Pablo Amílcar Sandoval, quien  ni siquiera hizo el intento de ir a Tecoanapa. Por eso hay quienes opinan, y son muchos, muchísimos guerrerenses, entre los que se encuentran las organizaciones sociales, de maestros, estudiantes, trabajadores e indígenas, que Ramón Navarrete Magdaleno debe continuar por un periodo más en la CDHEG.

Claro. Hay también quienes quieren el relevo en la Comisión que encabeza, y más los que aspiran a sucederlo. Sin duda que son válidas sus aspiraciones, pero, hay que decirlo, hoy por hoy se requiere en la institución a gente con experiencia probada, que conozca el tema y a los actores sociales. La buena voluntad y la honradez, no es suficiente. Se requiere compromiso, trabajo, y ganas de hacer bien las cosas, y Ramón Navarrete lo ha demostrado, a todos, incluyendo a los diputados de Morena, y al gobierno federal.

Comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+