Desaparición de los 43 normalistas exhibió  la justicia de México a nivel internacional

Desaparición de los 43 normalistas exhibió  la justicia de México a nivel internacional

Señala el obispo Salvador Rangel Mendoza

 


Rolando Aguilar
Chilpancingo, Gro.

Para el obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, la desaparición de los 43 normalistas en Iguala es una tragedia  que exhibió a México a nivel internacional , donde los instrumentos de Justicia no fueron capaces de actuar de manera correcta y los compadrazgos para proteger a políticos  pesaron más que la justicia.

En entrevista, el Obispo asegura que este caso es una llaga que sigue sangrando, y todos los mexicanos merecen saber qué fue lo que realmente ocurrió, “sobre todos los familiares, para que puedan encontrar la Paz”.

Salvador Rangel lamentó la desaparición de los 43 normalistas, pero recordó que en Iguala hay 500 personas desaparecidas, 100 cadáveres que fueron encontrados y no han sido reclamados, además de que a nivel nacional son  40 mil personas las que se encuentran desaparecidas.

Dijo que aunque este nuevo gobierno parece tener disposición para resolver el caso, no está de acuerdo en que se empiece de cero, como lo declararon recientemente, “me parece que este grupo de expertos independientes hizo bien las cosas, hay que aprovechas sus investigaciones para resolver el caso”.

Veo mucha disposición del señor Alejandro Encinas para resolver esta situación, quiere hacer las cosas, veo más apertura” afirma el Obispo.

Sobre la liberación de varios detenidos, por parte de las autoridades, dice que “vivimos en un estado de derecho y si la Fiscalía no pudo aportar pruebas, si se les arrancho la confesión bajo tortura, pues deben ser dejados en libertad, sin embargo, hay que revisar bien, lo más seguro es que haya otros delitos de los cuales se les pueda acusar”.

“En el caso del Cabo Gil, pues que se le arme otro expediente, seguramente hay más delitos por los cuales se les puede detener”, asegura el jerarca de la Iglesia.

“Mi mensaje a los familiares de los 43 normalistas desaparecidos es que se sumen, que haya unidad, que se redoble esa fortaleza, están pidiendo justicia y su lucha nos abrió los ojos a muchos mexicanos, sin su esfuerzo, el gobierno le hubiera echado tierra el caso y ya no existiera, su lucha tiene sentido”.

“A los normalistas les pido que tengan orden, disciplina en su lucha, ya van 3 veces que vandalizan el Palacio de Justicia de Iguala, que sigan en su lucha, pero sin vandalizar”.

“Hay que apoyarlos, hay que unirnos, aprovechar que hay disposición del gobierno para resolver el caso. Si en algo puedo ayudar, aquí estoy, para servir, hace unos días estuve en iguala, celebramos una misa en honor de los desaparecidos, los 43 normalistas, los 500 de Iguala, los 40 mil de todos el País, recordándole a la gente, que esto no se debe de repetir”.

Sobre los 500 desaparecidos de Iguala, a los que llaman “los otros desaparecidos”  dice que se ha reunido con familiares de ellos, “en su mayoría son gente muy pobre, muy necesitada, estos jóvenes se metieron por necesidad al narcotráfico, a muchos de ellos su propia gente los desapareció por no hacer las cosas bien y a otros los desaparecieron los contrarios, me queda claro que lo hicieron por necesidad”.

“Yo espero que esto nos deje una gran lección, que nos ayude a todos los mexicanos, que nos demos cuenta que debemos de estar todos en unidad, el gobierno no puede solo, ni con la Guardia Nacional, necesitamos un México más justo y en Paz, la vida es el máximo valor, debemos de vivir la vida plenamente”, concluye el Obispo Salvador Rangel Mendoza.