Ahorro de mil mdp con la eliminación de   655 plazas de Dirección General Adjunta 

Ahorro de mil mdp con la eliminación de   655 plazas de Dirección General Adjunta 

Dice la secretaria de la Función Pública

 

** En total se han cancelado 8 mil 228 plazas de todos los niveles de mando y enlace en la Administración Pública Federal, con un ahorro de 4 mil 291 millones de pesos

Agencias
Ciudad de México

En conferencia de prensa, la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, informó que han sido canceladas 655 plazas de Dirección General Adjunta (DGA) en la estructura organizacional de la Administración Pública Federal (APF), lo cual representa un ahorro cercano a los mil millones de pesos.

Reconoció a las instituciones que han eliminado de su reglamento todas las plazas de este tipo, destacando, en primer lugar, a la Oficina de la Presidencia de la República, así como las secretarías de Bienestar, Desarrollo Agrícola, Territorial y Urbano, Cultura, Seguridad Pública y Protección Ciudadana. Y subrayó que, consciente de que se debe predicar con el ejemplo, la Secretaría de la Función Pública eliminó totalmente de su reglamento, próximo a publicarse, las DGA.

Por su parte, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales eliminó 92 de estas plazas; la de Hacienda y Crédito Público, 71; la de Educación Pública 51, y la del Trabajo y previsión Social, 48; por mencionar las que más plazas eliminaron.

Asimismo, recordó que, como parte de la aplicación de las medidas de austeridad desde el inicio de la actual administración, y reforzadas con el memorándum presidencial del 3 de mayo, se han logrado ahorros por casi 11 mil millones, resultado la cancelación de gastos médicos mayores, la reducción de sueldos de alto mando y la eliminación de plazas de todos los niveles.

Por la eliminación de 8 mil 828 plazas de mando y enlace que duplicaban funciones o no realizaban tareas sustantivas, se ha logrado un ahorro de 4 mil 291 millones de pesos para este ejercicio fiscal. Con la reducción de sueldos de altos mandos de entre 12% y 47%, se ahorraron 1,700 millones de pesos. Y la cancelación del Seguro de Gastos Médicos Mayores se logró un ahorro de 5 mil millones de pesos.

Además, informó que se han reducido gastos superfluos en todo el Gobierno Federal, entre el 1 de diciembre de 2018 y el 30 de septiembre de 2019, el gasto en comunicación social de las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal se redujo casi 90% respecto al año anterior, lo que significa ahorros por más de 7 mil 300 millones de pesos. Los ahorros por compras consolidadas y la renegociación de contratos superan los 150 mil millones de pesos.

Por su parte, la propia Secretaría de la Función Pública ha puesto el ejemplo con la reducción de 30% en el gasto del personal, equivalente a casi 400 millones de pesos. Además 10 millones de pesos por vigilancia, 24 millones por dejar de arrendar una sede alterna, 6 millones por renta de vehículos, medio millón de pesos por telefonía celular.

La secretaria Sandoval Ballesteros recordó que estas medidas ya están institucionalizadas en la Ley Federal de Austeridad Republicana que, anunció, será publicada mañana martes 19 de noviembre en el Diario Oficial de la Federación.

Respecto a las nueve plazas de DGA que están en concurso para su ocupación, explicó que se convocaron para cumplir con el artículo 34 de la Ley del Servicio Profesional de Carrera de la Administración Pública Federal. Sin embargo, subrayó que ello no significa en ningún momento que se esté desatendiendo lo instruido en el memorándum presidencial.

Asevero que “en esta administración no vamos a simular. Tenemos el firme objetivo de erradicar, en el marco de la normativa correspondiente, la figura de las Direcciones Generales Adjuntas”.

“Si hoy subsiste alguna DGA en alguna de estas instituciones es porque fueron contempladas en el reglamento de 2019 y desaparecerán o serán reniveladas en 2020”, aclaró.
Vienen más recortes en burocracia: AMLO
Al anunciar que “todavía habrá otra sacudida, otra zarandeada a la mata” de la burocracia federal, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que se revisará nuevamente la aplicación de la Ley de Austeridad, porque se ha detectado que aún existen direcciones generales adjuntas y la contratación simulada de asesores.
También admitió que en ajuste del aparato federal ha habido casos donde “han pagado justos por pecadores”.
Además, ofreció corregir injusticias corregidas, si las ha habido, en el caso de mandos medios.
Nuevamente se lanzó contra la proliferación de plazas burocráticas en gobiernos anteriores, particularmente durante la administración de Felipe Calderón Hinojosa. En aquella, y gracias a la enorme disponibilidad de recursos fiscales por los altos precios del petróleo, se incrementaron los puestos de trabajo en el gobierno.

“Agrandaron el aparato burocrático y crearon direcciones adjuntas. Muchas, como hongos después de la lluvia. Y ahora se decidió que no las haya. Incluso está en la Ley de Austeridad. No debe haberlas. Pero aún hay inercias (…) es responsabilidad de la Secretaría de la Función Púbica y de todos los secretarios (…) hay instrucciones precisas para que no existan; sin embargo, se siguen concursando porque hay resistencias. Es que fueron 36 años de política neoliberal y muchos se colonizaron mentalmente. Entonces, no aceptan, cuesta trabajo” acatar las disposiciones en la materia, señaló el mandatario.
Se han detectado también casos en los cuales con el argumento de la austeridad y usándola como excusa, funcionarios medios pidieron a subalternos que entregaran sus plazas, “cuando no era esa la instrucción, sino (por el contrario) proteger a los de abajo y ajustar a los de arriba, porque ahí era donde estaba el exceso, donde se despachaban con la cuchara grande”.
Entonces, añadió el jefe del Ejecutivo, hubo el caso de un oficio firmado por un director adjunto diciéndole a uno de nivel bajo que estaba despedido, cuando “en realidad, el despedido era el adjunto, no el de abajo. Pero esa era la inercia; y esto debe irse resolviendo y poniendo orden”.
Fue entonces cuando anticipó que vendrá “otra sacudida, otra zarandeada; todavía habrá más ajustes”.
Secundó además el planteamiento de que los empleados del gobierno salgan al campo a trabajar para que se “se asoleen; que no permanezcan con tanto amarillo en la piel, amarillo burócrata”.