En 25 comunidades de Chilapa y  Ahuacuotzingo hace falta abono

En 25 comunidades de Chilapa y  Ahuacuotzingo hace falta abono

Hay desesperación de los campesinos

 

** Denuncia Diana Itzel Hernández Hernández, miembro de la Organización Indígena y Campesina “Vicente Guerrero”


Bernardo Torres/API
Chilpancingo, Gro.

En por lo menos 25 localidades de los municipios de Chilapa y Ahuacuotzingo, ubicados en la Montaña Baja, no han recibido el total del fertilizante, y en por lo menos en cuatro de ellas no les llegó ni un solo bulto a los campesinos, denunció Diana Itzel Hernández Hernández, miembro de la Organización Indígena y Campesina “Vicente Guerrero”.

Diana Hernández, hija de Ranferi Hernández Acevedo, dirigente de esta organización, asesinado hace casi dos años, expuso que a raíz de cancelación total de la entrega de fertilizante anunciada por el Gobierno Federal, la preocupación y desesperación se ha apoderado de los campesinos.

Durante esta semana, dijo, ha recibido decenas de quejas por parte de los campesinos que su padre representaba y se siente abandonados por los tres niveles de gobierno, a quienes llaman a echar atrás esa medida y darles opciones para no perder sus cosechas.

En el municipio de Chilapa de Álvarez, las comunidades donde hay campesinos que no han recibido fertilizante son; Tepozonalco, Tlatempa, Ahuixtla, El Terrero, Pantitlán, Zacapexco y Ahuehueijic.

En Ahuacuotzingo, donde hace falta el insumo de manera parcial, son; Tlalcozotitlán, Xitopontla, Zacualpa, Alpuyecancingo, Pochutla, Oxtoyahualco, Tecolcuautla, Tepoxtlán, Xocoyolzintla, Santa Catarina, Mitlancingo, Oxtotitlán y San Juan de las Joyas.

Sin embargo la situación más grave, es en las localidades de San Andrés, Ocotepec, Tlalixtlac y Xumiltepec, donde los campesinos no han recibido un solo bulto de este insumo, que dijo, es indispensable para la siembra de maíz, donde las tierras están muy desgastadas.


Coincidió en que el mal funcionamiento del programa del fertilizante se debe a la mala planeación y operación, de la cual el Coordinador Nacional de Fertilizantes, Jorge Gage, debe responder como principal responsable. “Su renuncia o remoción es lo menos que esperamos. Sin embargo, no son las únicas causas; el programa también ha funcionado mal por diversos actores políticos que, lejos de ayudar, han usado políticamente las deficiencias del programa.   

Señaló también que organizaciones clientelares como la LARSEZ, la CODUC, la UNTA, la CCI, entre otras, sólo intervinieron para buscar intentar negociar el presupuesto de los programas federales que los gobiernos anteriores les daban y no porque realmente les interesen los campesinos. 

“En esta parte, quiero diferenciar a las movilizaciones genuinas de diferentes comunidades del estado que se vieron obligadas a cerrar las carreteras y manifestarse para que les sea entregado el fertilizante. Estos campesinos permanecieron en el sol, la lluvia y el frío porque necesitan el abono de verdad. 
Muchos de ellos aún están a la espera de recibir su fertilizante”.