El gobierno de “Usos y Costumbres” de Ayutla  tienen  amedrentada a la ciudadanía

El gobierno de “Usos y Costumbres” de Ayutla  tienen  amedrentada a la ciudadanía


Baldemar Gómez Roque 
Ayutla, Gro.
El Consejo Municipal Comunitario de Ayutla, ha sido un gobierno muy gris, no tiene capacidad de gobernar, les hace falta mucho conocimiento, “son persona inepta”, irresponsabilidad para impartir justicia; no han podido salvaguardar la integridad de sus gobernados, por lo que es necesario hacer un reajuste o si es posible que vuelvan a gobernar nuevamente los partidos políticos, solo ellos podrían sacar y ayudar a la población Ayutlense.
Donde cuantos  ciudadanos han sido o están detenidos injustamente, secuestrados -porque no existe otro termino- obligados a permanecer en lugares insalubres, incluso encadenados, sin derecho a ser defendidos... cuantos han sido injuriados o humillados, cuantos han callado... cuantos siguen callando... cuantos están detenidos sin derecho a nada... cuántos de ellos marcharon al frente en esa lucha por la igualdad y el respeto... cuantos pasaron hambre, en la exigencia de justicia... cuantos arriesgaron su vida para que el sistema fuera gobierno...cuantos han perdido la fe e ilusión de la utopía que se les ofreció... cuantos están hoy arrepentidos, pero más temerosos...
Miles de Ayutlense que omito sus nombres, porque los gobiernos de Usos y Costumbres son capaces de castigarlo por haberlo denunciado, donde han escrito, que esto no es algo político, solo es una observación y sugerencia. Y no hablemos de la pandemia del Covid-19, porque ese es otro asunto; donde los derechos humanos y las garantías individuales, que son consagrados en carta magna; estos logros y conquistas sociales, que han sido posible, gracias a la lucha denodada y congruente. 
Los ciudadanos hartamente cansados de la impunidad y abuso de quién tiene la responsabilidad de impartir justicia, de quién por obligación tiene que salvaguardar los bienes e integridad física de todo ciudadano, se refieren a las autoridades conformado por el Consejo Municipal por Usos y Costumbres.
Mismo que en el municipio Ayutla de los Libres, son olvidado dolosamente por el sistema de seguridad y justicia ciudadana;  siendo una realidad que cuestionó a los tres niveles de gobierno,  por la inoperancia en su lucha contra la delincuencia, la justicia y la legalidad, exigiendo al gobierno como una bandera de lucha, el respeto a los derechos humanos, a las garantías individuales, a la libre asociación, a la libertad de expresión, a los derechos indígenas, a ser reconocidos como  un sistema de seguridad y justicia, entre otras cosas, pero en la realidad este sistema de gobierno ha violado estos reglamentos.
En la actualidad, con su llegada como gobierno, donde grupos portando todo tipo de armamento, amedrentan a la ciudadanía, más a los más humilde; Ayutla de los libres es un municipio donde se ejerce un riguroso control con la utopía y búsqueda de una sociedad aparentemente organizada, feliz y conforme, consecuencia de un régimen totalitario, que reprime al individuo y cercena sus libertades en función de un supuesto bienestar general, “un gobierno nefasto”.
Donde tristemente para muchos ciudadanos, sus garantías individuales y peor aún sus derechos humanos, ya no existen; mismo que no puedes exigir, el sistema de seguridad y justicia ciudadana con cualquier señalamiento, aun siendo falso, sin evidencias o proceso de investigación te detienen o amedrentan, siendo ello un total y absoluto abuso de autoridad.
El sistema es gobierno y atrás quedaron las privaciones, la necesidad de ser apoyado por la ciudadanía, hoy lo arrebatan, lo manipulan; sin embargo, la sociedad en general se está transformando, donde ponen como  ejemplo  a Jalisco, Ciudad de México, Oaxaca, etc;  donde la ciudadanía se  manifiesta , donde su repudio,  son  los excesos policiacos y del gobierno, donde se organizan para quitar a quienes abusando del poder laceran la dignidad y los derechos humanos y garantías constitucionales de los ciudadanos.
Por lo que es urgente, que la UPOEG y La CRAC, modifique sus procedimientos de detención de cualquier ciudadano, que al no tener pruebas o evidencia que sustente suficientemente la supuesta falta, eviten su detención prematura, además de que obligadamente deben poner en manos de la autoridad competente la persona y el caso para su debido seguimiento, garantizando con ello el respeto a la legalidad, la justicia y salvaguardando los derechos humanos y garantías individuales de cada ciudadano.