Da positivo a Covid-19, el obispo de  la Diócesis Chilpancingo-Chilapa

Da positivo a Covid-19, el obispo de  la Diócesis Chilpancingo-Chilapa

 

- Salvador Rangel Mendoza confirma que ya está sujeto a tratamiento y en confinamiento 
Interacción 
Chilpancingo, Gro.
El obispo de la Diócesis Chilpancingo- Chilapa, Salvador Rangel Mendoza confirmó dio positivo a Covid-19, por lo que ya se encuentra aislado y sujeto a tratamiento.
En un comunicado emitido la mañana del este sábado 24 de octubre, la Diócesis retoma las palabras del Papa Francisco en relación a la pandemia del Covid-19: “El mundo entero está sufriendo y tiene que estar unido" porque éste "no es el tiempo de la indiferencia, estamos ante un desafío histórico de lucha contra esta pandemia, luchar contra un enemigo invisible pero letal”.
En el cuerpo del comunicado, el obispo Salvador Rangel Mendoza recordó que la jornada del 23 de octubre se conmemoró el “Día del Médico”, por lo que se hizo un reconocimiento a quienes trabajan en los hospitales y centros de salud .
“Rezamos para que Jesús les conceda fortaleza y esperanza tanto a los médicos y a las(os) enfermeras(os), que en todas partes del país ofrecen un testimonio de cuidado y amor al prójimo, hasta el límite de sus fuerzas y, no pocas veces, hasta el sacrificio de su propia salud y su vida”.
Enseguida expuso: “Después de saludarles, quiero compartir con ustedes que en días pasados he presentado algunos síntomas relacionados al SARS Covid-19 y que el día, de ayer viernes 23 de octubre he recibido la noticia que he pasado a ser parte de los contagiados”.

Indica: “La prueba que me fue realizada, indica que di positivo. Por lo cual, siguiendo las indicaciones  y protocolos de salud establecidos al efecto, me encuentro en aislamiento domiciliario, y me uno, en oración, a quienes han vivido o viven esta experiencia”.
 Anticipó que no está en condiciones ni en el deseo de ser “una simple víctima de la enfermedad, sino una ofrenda de amor en bien de toda esta Diócesis que me ha sido confiada”. 
Anticipó que conforme lo permitan las circunstancias, seguirá compartiendo la experiencia espiritual de la espera, pues aseveró: “Me siento como un peregrino que vive el viacrucis y, al mismo tiempo, en el camino de la gracia y de la pascua. Me encomiendo a sus oraciones y me comprometo a orar por todos ustedes desde mi confinamiento”.