Chilapa, entre crímenes  políticos y la impunidad

Chilapa, entre crímenes  políticos y la impunidad

 

* Entre las elecciones de 2015, 2018 y lo que va de la ruta 2021 se han registrado cinco asesinatos de personas que aspiraban a la alcaldía o la diputación local
* El caso más reciente es el de Antonio Hernández Godínez, precandidato del PRD a la alcaldía 
* Hasta el momento no hay ninguna persona detenida por ello

Vianey Ponce / Interacción 
Chilpancingo, Gro. 
Días después de hacer públicas sus aspiraciones para contender por la presidencia municipal de Chilapa, en una segunda oportunidad, el perredista Antonio Hernández Godínez fue asesinado a balazos, en un ataque registrado la jornada del 25 de noviembre.
En los comicios de 2018, Hernández Godínez perdió contra Jesús Parra García-actual presidente municipal, quien está por cerrar su segundo y último mandato.   
El empresario esperaba que 2021 se convirtiera en su posibilidad de volver a luchar por la silla presidencial, bajo la bandera del sol azteca, pero la oportunidad le fue arrebatada una vez más. En esta ocasión de forma definitiva, en manos de sujetos armados que irrumpieron en "El Plan", su negocio de materiales de construcción ubicado en la carretera Chilapa-Acatlán.
Antonio fue atacado a balazos, su asesinato ocurrió dos meses después de iniciado el periodo electoral que renovará todos los cargos públicos de elección popular vigentes en el estado. 
La dirigencia estatal del PRD lo reconoció como su precandidato después de su asesinato.
Antonio Hernández es el último político ejecutado en Chilapa, pero no el único.
La historia de violencia política en este municipio, puerta de entrada a la llamada Montaña baja, se remonta a los comicios de 2015.
Chilapa: cabecera de la violencia política
 El proceso electoral de 2015 fue vertiginoso, incluso, su desarrollo estuvo en tela de juicio.
Después de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el 26 de septiembre de 2014, se desató una gran agitación social por la exigencia de justicia, que provocó la solicitud de licencia del entonces gobernador, Ángel Aguirre Rivero.
Hubo inestabilidad política en el estado, lo que dio paso a las elecciones más complicadas que se hayan tenido en Guerrero durante los últimos años.
Fue en ese contexto, cuando Ulises Fabián Quiroz candidato a la alcaldía por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) fue asesinado frente a su comitiva. 
Eran las seis de la tarde del primer día de mayo, cuando Fabián Quiroz fue interceptado por un grupo armado cuando se dirigía a la comunidad de Atzacoaloya -ubicada a 20 minutos de la cabecera municipal-, donde pretendía realizar un acto de campaña.
En el camino, frente a los integrantes de su comitiva, el abanderado tricolor fue acribillado con 15 balazos. 
El ataque ocurrió una semana después de haber iniciado el periodo oficial de campaña.
Jesús Santos Valdivia suplente de Quiroz rechazó la candidatura al igual que otros tres a quienes les fue ofrecida, seis días después, Cuauhtémoc Salgado Romero, -entonces líder estatal del PRI- informó de la designación de Jesús Parra García como su candidato, quien se convirtió en presidente municipal de Chilapa por el periodo 2015-2018.
Tres años más tarde, en 2018 en el marco de la renovación de alcaldías y la elección de presidente de la República, en la que saldría triunfador Andrés Manuel López Obrador, dos mujeres precandidatas a la diputación local por el distrito 25 con sede en Chilapa, se convirtieron en el blanco de manos asesinas: Antonia Jaimes Moctezuma (PRD) -asesinada el 21 de febrero- Dulce Anayeli Rebaja Pedro (PRI)- asesinada cuatro días después.
Jaimes Moctezuma estaba en su restaurante con razón social "Toreo", cuando a las  12:30 horas, unos sujetos descendieron de una motocicleta para arremeter a balazos contra la aspirante perredista a diputada local. 
Mientras que Anayeli Rebaja de 28 años, quien recientemente había sido nombrada coordinadora del movimiento territorial de su partido, fue asesinada junto con su primo Crescencio Rebaja Bello.
Los cuerpos fueron localizados al interior de la cajuela de su vehículo en un camino de la comunidad Atzacoaloya.
Francisco Rebaja Juanico y María del refugio Bello García tíos de Anayeli y padres de Crescencio también fueron asesinados en la misa fecha, pero encontrados en lugares distintos. 
Al acto fúnebre familiar no asistió ningún miembro activo del PRI incluyendo a Jesús Parra García, alcalde que estaba por culminar su primer mandato.
El caso de Sergio Dolores y su hijo
La aspiración al cargo de mayor jerarquía en Chilapa también fue truncada para el priista Sergio Dolores Flores, ex alcalde de ese municipio del 2009 al 2012. 
El 18 de marzo de este año, Dolores Flores fue también fue asesinado.
Esta vez, el homicidio ocurrió al interior de su negocio de materiales para construcción ubicado en el barrio de San José. Su asesinato se dio doce días después del secuestro y homicidio de su hijo José Ignacio. 
Previo a su muerte Dolores Flores había expresado sus intenciones de participar en las elecciones para el cargo de presidente municipal actualmente ocupado por el reelegido Jesús Parra García.
Estos hechos en su momento fueron condenados por los partidos políticos, órganos electorales y simpatizantes. 
 En el caso de Antonio Hernández, el PRD, mediante un comunicado pidió al gobierno estatal que se esclarezca este crimen, así como garantías de seguridad para ejercer la política en Guerrero de cara a las próximas elecciones 2021.
Hasta el momento, no hay ninguna persona detenida por los asesinatos de personas vinculadas a la política, permanecen impunes, como el de otros ciudadanos que han sido victimas de ataques a balazos y desaparición forzada.