Aumentó el precio de la amapola en el  último año, pese a violencia y pandemia

Aumentó el precio de la amapola en el  último año, pese a violencia y pandemia


Réplica Diario Digital
Chilpancingo, Gro.

A pesar de la pandemia y la violencia, el precio de la goma de opio en México, que estaba “por los suelos” hace un año, repuntó, aunque con diferencias. En Guerrero, el valor por kilo va desde los 9 hasta los 20 mil pesos, según informó Romain Le Cour Grandmaiso, durante la presentación del Proyecto Amapola, las deudas del opio.

El proyecto fue realizado por Noria Research, en alianza con México Unido contra la Delincuencia (MUCD), el Center for US.-Mexican Studies at the University of California, San Diego (USMEX), la Revista Espejo y Pie de Página.

Como parte del proyecto, periodistas e investigadores analizaron la sociología y la economía de la amapola en Guerrero, Sinaloa, Durango y Nayarit, mediante una investigación cualitativa y cuantitativa, a partir de cifras sobre cultivos lícitos e ilícitos de amapola.

Romain Le Cour recordó que la “guerra contra el narco” inició con la erradicación de dos plantas: la marihuana y la amapola, pero con la última se puede tener un mejor entendimiento de las evoluciones históricas y contemporáneas de “la guerra contra las drogas”.

México es de los principales países en producción de amapola, que a su vez representa una fuente de ingreso económico importante para la población de las zonas rurales. En Guerrero, la producción se concentra en la Montaña y la Sierra.

La periodista Vania Pigeonutt investigó la participación de las mujeres en la producción de los cultivos de amapola en Guerrero, en cuatro generaciones, a partir de su identidad y de la no tecnificación del campo, cuyo abandono las mantiene en un estado de pobreza y marginalidad estructural.

En su intervención, Vania Pigeonutt señaló que “la pandemia únicamente vino a evidenciar que la gente sigue sembrando la amapola porque no tiene rentabilidad otro cultivo y tampoco hay inversión” de parte de los gobiernos federal y estatal.

Resaltó que son familias enteras las que se enfocan en el cultivo, porque así se “ahorran” la mano de obra con la que sí cuentan otros estados del norte del país.

Por otra parte, recordó que en Guerrero hubo guerrilla y a la fecha es el estado con mayor presencia de grupos armados, lo que también diferencia socialmente e históricamente a la entidad.

Lisa Sánchez, de MUCD, reflexionó que “sí es factible y viable” legalizar la amapola, pues a diferencia de la cannabis, a nivel internacional fue reconocida por convenciones internacionales por su valor medicinal, además de que se prevé un comercio para la goma de opio, aunque restringido a 20 productores.

Pero a la vez no es posible, puesto que se requiere de ampliar la demanda global, presentar una solicitud ante la ONU y a partir de su autorización, se tendrían que establecer lineamientos para regular la producción, la importación y exportación de goma de opio, en el mercado legal de medicinas.

“Es un camino largo, que pasa no sólo por la política y la legislación nacional, sino que tiene implicaciones también a nivel internacional”, concluyó.