Atada de manos la Profeco ante el  aumento a la tortilla en Taxco

Atada de manos la Profeco ante el  aumento a la tortilla en Taxco

 

Alejandro Gómez Sotelo. 

Luego de que propietarios de máquinas tortilladoras subieron de 18 a 20 pesos el precio del kilogramo de tortilla en el municipio desde los primeros minutos del 2020, el encargado de la oficina de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Balfré Estrada Díaz, consideró que los industriales primero tuvieron que dar a conocer públicamente sus argumentos del aumento y posteriormente aplicar la nueva tarifa equivalente a un 12 por ciento de incremento.

Lo anterior, agregó el funcionario municipal, porque el aumento de dos pesos si representa un severo golpe a la economía de las familias taxqueñas principalmente de escasos recursos, por la falta de empleo en Taxco y la disminución considerable en cuanto a la venta de artesanías de plata y otros metales en la ciudad.   

No obstante, Estrada Díaz reconoció que en el tema del aumento al precio del kilogramo de tortilla su dependencia no puede actuar debido a la falta de una garantía jurídica, porque hubo un cambio de nombre y se fusionaron tres secretarías en una misma institución, “no hay nada desde hace un año y no vemos para cuando esté listo el nuevo marco jurídico; nos dijeron que eso sería en los tres primeros meses del actual gobierno federal y no pasa nada”.

Dijo que si bien el precio de ese producto de la canasta básica está liberado, pero eso no les permite realizar cobros exagerados como el 12 por ciento aplicado desde hace varias semanas, porque deben contar con cierto control por representar un artículo de primera necesidad para el consumidor.

Consideró que antes de vender la tortilla con el nuevo precio de 20 pesos por kilogramo, los propietarios de máquinas tortilladoras debieron presentar a los consumidores sus argumentos y con ello justificar el incremento pero no lo hicieron de esa manera.       

Balfré Estrada Díaz, informó que la oficina de la Profeco en Taxco únicamente ofrece el acompañamiento, orientación y asesoría respecto a las quejas de los consumidores, toda vez que no pueden actuar más allá por la falta de legalidad, “prácticamente nos tienen atados de manos”, aseguró.    

Expuso que en tanto el gobierno federal no disponga del nuevo marco jurídico para dar forma a la nueva secretaría y se de paso al cambio de procuraduría, seguirán existiendo limitaciones para las oficinas locales como la de Taxco en cuanto a la defensa de los consumidores.