Se cierra Gaspar a la negociación  con sindicatos, no dará aumento

Se cierra Gaspar a la negociación  con sindicatos, no dará aumento


Califica las demandas de los empleados de presiones y chantajes 
No politizar

Marcial Campuzano 
Chilpancingo, Gro. 
Tras calificar como ilegal el paro de labores de la Sección 28 del SUSPEG, al exigir un aumento salarial del 20 por ciento cuando el autorizado fue muy inferior, el alcalde de Chilpancingo Antonio Gaspar pidió a los actores políticos que no politicen el paro sindical y que dejen de lado politiquerías baratas; se pronunció en contra de las presiones y los chantajes para que las demandas sean resueltas, y convocó a los trabajadores a trabajar a favor de la estrategia financiera aprobada por el cabildo para garantizar el pago de los salarios de diciembre, el aguinaldo. 
Convocó a los dirigentes de los sindicatos que hacen vida al interior del ayuntamiento a una mesa de trabajo, no de diálogo porque son tiempos para trabajar no solo para dialogar.
Además, anticipó que el pago de salarios y del aguinaldo será entregado primero a los trabajadores que están activos a pesar de la pandemia, a quienes ganan menos de 3,000 pesos quincenales; en tercer término a quienes ganan menos de 5,000 pesos; en cuarto término a quienes padecen enfermedades crónicas y hasta el último el pago llegará a quienes ganan más de 5,000 pesos.  
En un mensaje virtual que dirigió  ayer por la noche a la población y a los trabajadores municipales a través de la página de Facebook del ayuntamiento capitalino, Gaspar dijo  que el aumento salarial del 20 por ciento que exigen los trabajadores de la Sección 28 del SUSPEG “está fuera de toda realidad presupuestal”, y dijo de manera enfática que la comuna otorgará el incremento al salario que la ley estableció sin precisar el porcentaje. 
Asimismo, culpo a los paristas de boicotear la estrategia recaudatoria al cerrar el Palacio Municipal pues la captación de recursos “se nulifica e imposibilita tener los recursos necesarios para hacerle frente al pago de los compromisos decembrinos, que incluye las 2 quincenas de diciembre, la prima vacacional, y el aguinaldo. 
Como medida represiva giró instrucciones a la dirección de Recursos Humanos del ayuntamiento, para que la segunda quincena de noviembre sea pagada de manera efectiva, es decir en las cajas del ayuntamiento lo que significaría romper el paro sindical.
Adelantó que con 70 millones de pesos que su gobierno tiene asegurados, serán pagados primero los salarios de diciembre, el aguinaldo y otras prestaciones a los trabajadores que están activos “al pie del cañón”, quienes a pesar de la pandemia están entregando su esfuerzo; el segundo bloque de trabajadores que recibirá salarios y aguinaldo serán aquellos que ganan menos 3,000 pesos. 
Dio a conocer que solicitó al gobernador Héctor Astudillo un adelanto de participación por 20 millones de pesos, para completar el pago de sueldos y prestaciones. Informó que rechazó un préstamo que les ofreció Banco Azteca porque la comuna no tiene capacidad financiera para saldarlo antes de junio del próximo año, toda vez que la ley dice que todos los préstamos deberán ser saldados 3 meses antes de que concluyan los gobiernos municipales. 
Aclaró que no es responsable de la nómina abultada que encontró a su llegada como alcalde. Fue algo que se generó durante muchos años, pero no voy a echar culpas; “simplemente digo que no me hago el omiso, pero tampoco me hago el suficiente, necesito de la solidaridad de todos los trabajadores a quienes convoco a una mesa de trabajo para afinar detalles, y vayamos juntos a implementar la estrategia recaudatoria para salir bien librados de los compromisos de diciembre”. 
Mensualmente el ayuntamiento recibe del Ramo 28 de la Federación 18 millones de pesos para el pago de salarios, mientras que cada quincena se requiere 23 millones para pagar sueldos, indicó Antonio Gaspar.