Morena será derrotado en 2021;  AMLO ya no estará en la boleta

Morena será derrotado en 2021;  AMLO ya no estará en la boleta

Vaticina el diputado Héctor Apreza, del PRI

 

Marcial Campuzano
Chilpancingo, Gro.

El coordinador de la fracción parlamentaria del PRI del Congreso local, Héctor Apreza Patrón, vaticinó que en los procesos electorales federal y local de 2021, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), perderá espacios en el Congreso del estado y en el Congreso federal, porque Andrés Manuel López Obrador no estará en la boleta electoral.

Como antecedente numérico Apreza Patrón informó que en los comicios del primero de julio de 2018, el presidente Andrés Manuel López Obrador tuvo en Guerrero alrededor de un millón de votos, mientras que los entonces candidatos a diputados de Morena obtuvieron alrededor de 500 mil, que son seguridad se verán reducidos porque en la boleta electoral no figurará el presidente de México.

Pronosticó que en el proceso electoral de 2021 será muy distinto el escenario electoral para Morena, y que el PRI tendrá la oportunidad de recuperar espacios pero sobre todo mantener la gubernatura de Guerrero.

Apreza Patrón dijo que el Partido Revolucionario Institucional se está preparando para la gran batalla del próximo proceso electoral local y federal, para aplicar políticas a favor de la gente.

Aclaró que el grupo parlamentario que tiene el Partido Revolucionario Institucional en Guerrero actúa con seriedad y con responsabilidad, y que cuando la situación lo amerita lanzan críticas con fundamentos hacia políticas del gobierno federal, como ocurrió con el programa de fertilizante, pero que no lo hacen como una estrategia de crítica sistemática hacia el gobierno federal.

Los nuevos tiempos obligan al PRI a trabajar con honestidad y con transparencia, y no trabajar a favor del partido toda vez que los representantes populares y los gobernantes que emanan del tricolor “somos empleados de la gente, somos empleados del pueblo que es nuestro patrón”.

Consideró el proceso electoral interno del pasado domingo en el que fue electo Alejandro Moreno como nuevo líder nacional del PRI, no fue un proceso de confrontación sino un reencuentro de la familia priísta para intercambiar puntos de vista, y establecer acuerdos para marchar juntos en los nuevos retos electorales.