Gredmarie tiene 8 años; cinco de ellos ha sufrido violencia de su padre 

Gredmarie tiene 8 años; cinco de ellos ha sufrido violencia de su padre 

*** Su madre es cómplice 

Juan Blanco/API

Chilpancingo, Gro. 
La niña Gredmarie de 8 años de edad, quien radica en esta ciudad, ha sufrido en los últimos cinco años violencia física, emocional y psicológica de parte de su padre, el señor Antelmo Sánchez Cisneros, en complicidad con la abuela paterna de la menor, la señora Amada Cisneros Ruindis, lo que ha provocado en la pequeña Síndrome de Alienación Parental.

No obstante, y después de que la tía y hermana del agresor,  Clara Sánchez Cisneros denunciara el hecho desde febrero de 2018, la juez del Juzgado de lo Segundo Familiar quien está a cargo del caso, Leonor Rubalcaba determinó a principios de este mes que la menor continué bajo la custodia del agresor.

Lo anterior provocó que familiares de Gredmarie bloquearan este martes la avenida Juan Álvarez, esquina con la calle Cristóbal Colón, a la altura de la entrada del paso a desnivel, en pleno centro de la capital, para exigir al gobierno del estado y al Tribunal Superior de Justicia la destitución de la juez.

Los manifestantes, quienes se apostaron en esa vialidad alrededor de las 10:00 de la mañana, portaban pancartas en las cuales se leía: “Leonor Rubalcaba, juez de lo 2º Familiar, entregaste a una menor violentada”; “Sr. Gobernador, exigimos justicia por favor”;  “Sr. Gobernador, exigimos justicia para la menor maltratada”.

Los hechos

“Golpes, azotes y todo tipo de maltratos; no la dejaban dormir por más de tres noches seguidas y su padre le decía que si se dormía la iba a matar y la iba a echar en una bolsa, mientras que su abuelita le borraba las cicatrices para que nadie se diera cuenta”, es el tormento que, según la tía, ha sufrido Gredmarie en los últimos cinco años. 

La niña no sólo ha sido maltratada, dijo, sino también violentada emocional y psicológicamente al grado de que actualmente padece del Síndrome de Alineación Parental (SAP).

De acuerdo con expertos, el SAP es un conjunto de síntomas que se produce en los hijos, cuando un progenitor, mediante distintas estrategias, transforma la conciencia de los niños con objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con el otro progenitor. 

Después de un lustro de agresiones en contra de la menor, Clara decidió interponer a principios de febrero del año pasado una denuncia en el Ministerio Público de Chilpancingo en contra de su hermano por maltrato infantil. 

Dicho órgano integró un expediente con el número 133, cuyo caso fue turnado a la juez del Juzgado de los Segundo Familiar, Leonor Rubalcaba. Durante el proceso, la juez determinó quitarle la custodia al padre y a la madre, por lo que la niña fue llevada a una casa hogar.

Para el día 13 de noviembre de este año, indicó Clara, la juez hizo las valoraciones socioeconómicas para determinar quien de las terceras personas interesadas era la idónea para tener bajo resguardo a la niña, no obstante, acusó, el defensor del agresor, el abogado Manuel Francisco Saavedra Flores, “presentó un documento  acusándome sin fundamento alguno de tener antecedentes criminales”, por lo que no logró que ella se hiciera cargo de su sobrina.

Al siguiente día -14 de noviembre-, relató la señora, la juez determinó que  Gredmarie fuera entregada a la abuela, bajo el argumento de que “no ha ejercido violencia sobre la menor”, sin embargo, recordó, esta siempre tuvo conocimiento de la violencia hacia la niña. 

Ante esa injusticia, Clara exigió la destitución inmediata de la juez y solicitó la intervención del gobernador Héctor Astudillo Flores para que se proteja a la pequeña conforme a la ley. 

“No estoy pidiendo favoritismo político, estoy pidiendo que se aplique la ley porque se envió a una niña al mismo seno familiar de donde yo la saqué por violencia”, pidió.

Clara denunció que en el tiempo que lleva luchando por ganar la custodia de su sobrina, su hermano la ha amenazado y desvirtuado en las redes sociales acusándola de narcotraficante.

Por lo anterior, no descarta en interponer una queja en la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero. “Estoy tratando de reunir más elementos para ello”, dijo. (Agencia Periodística de Investigación)