Ayuntamientos, omisos para  crear sus órganos de control

Ayuntamientos, omisos para  crear sus órganos de control

Señala el diputado Jesús Villanueva Vega


  
** A pesar de los exhortos reiterados que les ha hecho el Poder Legislativo y la Auditoría Superior del estado


Marcial Campuzano
Chilpancingo, Gro.

La mayoría de los 81 ayuntamientos de Guerrero mantienen resistencias para crear sus órganos internos de control, a pesar de los exhortos reiterados que les ha hecho el Poder Legislativo y la Auditoría Superior del estado.

El diputado local y presidente de la Comisión de Evaluación y Vigilancia de la Auditoría Superior del Estado, Jesús Villanueva Vega, informó que son alrededor de 16 los ayuntamientos que cumplieron con la obligación de designar a contralores internos, aplicando los lineamientos que estableció el Poder Legislativo.

Atribuyó el incumplimiento de las comunas a la ausencia de sanciones en la ley que obliga a los ayuntamientos a crear sus órganos internos, “por lo que toda norma jurídica que no traiga paralelamente aparejada una sanción ante su incumplimiento, es una norma jurídica imperfecta, y por esa razón ya hay una iniciativa para el efecto de establecer en la Ley Orgánica del Municipio Libre, sanciones a los ayuntamientos que no instalen sus órganos de control interno en tiempo y forma”.

El legislador local explicó que los órganos de control en los ayuntamientos tienen muchas facultades, entre éstas hacer auditorías, revisar la ejecución de recursos internamente, estar en sintonía en coordinación con la Auditoría Superior del Estado, y si encuentran irregularidades graves pueden presentar denuncias ante la Fiscalía Estatal Anticorrupción, por lo que es un órgano muy valioso al interior de los gobiernos municipales para vigilar la debida ejecución de los recursos públicos.

¿Hay resistencia a la transparencia por parte de los ayuntamientos?

--Por supuesto que hay resistencia, no podemos dejar de ver esa cuestión, venimos de una cultura de la opacidad, y por qué no decirlo, de la oscuridad plena de la transparencia en el manejo de los recursos y en la rendición de cuentas.

Consideró que no será fácil establecer la nueva cultura de la transparencia y la legalidad, “sin embargo la principal facultad que tiene el Congreso es fiscalizar los recursos públicos que manejen los servidores, es una responsabilidad mayúscula que no debemos desdeñar ni hacer de lado”.