No es viable entrada de UPOEG a Acapulco;  empresarios a favor de la Guardia Nacional

No es viable entrada de UPOEG a Acapulco;  empresarios a favor de la Guardia Nacional

 

**  Actúan supuestos policías comunitarios fuera del marco legal, señala el presidente del CCE, Joaquín Badillo

Agencias
Acapulco, Gro.

El sector empresarial de Acapulco no ve con buenos ojos el anuncio hecho por el dirigente de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), Bruno Plácido Valerio, de que entrarán a la ciudad con civiles armados supuestamente para brindar seguridad ante el azote de la delincuencia.
El presidente del Consejo Coordinador Empresarial en Guerrero, Joaquín Badillo Escamilla, se pronunció porque sea la Guardia Nacional, por mandato incluso del presidente Andrés Manuel López Obrador, la que tome el control, ya que se trata de “una institución con definiciones claras, que está trabajando en el marco de la ley y es la que puede dar garantías de seguridad a los acapulqueños”.
El dirigente señaló que los llamados policías comunitarios actúan al margen de la ley, “utilizan armamento de uso exclusivo del Ejército, no tienen sustento ni respaldo legal, salvo la decisión de tomar la ley en sus manos, sin capacitación, sin protocolo ni procedimiento, creemos que incluso ponen en riesgo la seguridad de todos los ciudadanos”, apuntó, y añadió que su incursión “no sería una buena alternativa en un municipio tan importante y representativo como lo es Acapulco, no estamos de acuerdo”, recalcó.
Lo que sí es viable, dijo, es que se trabaje de manera coordinada “con los grupos sociales organizados, con las cámaras empresariales, que se defina una estrategia interna, por cuadrantes, en donde cada representación que se otorgue, por supuesto encabezando las autoridades, todos trabajemos de manera conjunta para sacar adelante los resultados que esperamos todos en materia de seguridad”.
Esto, abundó, “no es tema de apasionamiento ni de cuestiones personales, sino de buscar lo que traiga beneficios a todos quienes vivimos en Acapulco”, concluyó.