Acuerdos y un enorme estacionamiento, resultado de  8 horas de bloqueo en la Costera Miguel Alemán

Acuerdos y un enorme estacionamiento, resultado de  8 horas de bloqueo en la Costera Miguel Alemán

 

Lourdes Cobos Bautista
Acapulco, Gro.
Luego de que por 8 horas, prestadores de servicios turísticos desalojados de las playas bloquearan la glorieta de la Diana Cazadora, en la Costera Miguel Alemán, lograron acuerdos con las autoridades de los tres niveles de gobierno; el resultado de la negociación fue el otorgamiento de 20 permisos temporales, rezagados porque no cubrían los exagerados requisitos que pide la Semarnat.
Los integrantes del Frente de Defensa de los Prestadores de Servicios Turísticos de la Zona Federal Marítimo Terrestre –de las playas Las Hamacas, Manzanillo, Tamarindos, Golfito, papagayo, Condesa y hasta de Puerto Marqués, iniciaron el bloqueo a las 10 de la mañana de este martes,  de los dos sentidos de la principal arteria turística de Acapulco y con ello, un conflicto vial que duró prácticamente todo el día.
Arturo Pantoja Guatemala, presidente de la Unión Cooperativa por el estado de Guerrero, insistió que el gobierno de Adela Román Ocampo no socializó la medida de reordenar las playas, por lo que cometió actos inconstitucionales y faltas administrativas.
También reprochó que la recaudación de la Zona Federal Marítimo Terrestre  -70 millones de pesos- hayan sido utilizados para el pago de nómina. “Exigimos que ese dinero, que está destinado a mejoras de los servicios de playas sean devueltos antes de que se vaya el director, porque no es para pagar sueldos”.
Sobre la negativa a expedir los 40 permisos transitorios, aseguró que se debió a que “nos piden requisitos exagerados, como si fuéramos concesionarios: cuántos metros se ocupan, de dónde a dónde se camina, y eso no. Hay gente que se especializa en hacer esos expedientes pero cobran 5 mil pesos por cada uno, y a eso hay que sumarle que el permiso lo tienes por mil 450 pesos”.
Indicó que la negativa a hacerlos es porque solo tendrían vigencia 6 meses, “y para los otros seis meses, hay que volver a pagar todo. Si es por todo el año aceptamos, pero así, no”.
Pantoja Guatemala aseguró que este miércoles comenzará la entrega de los permisos temporales -4 por vez- que les permitirá trabajar sobre la franja de arena.
Informó que se volverán a reunir este miércoles para tratar otros puntos: el pago del mobiliario dañado y, enseres, alimentos y bebidas, destruidos o asegurados en el desalojo de julio pasado.
Además, el análisis de los proyectos dirigidos a la conversión de las playas Golfito y Manzanillo a “playas incluyentes”.
Alrededor de las 3 de la tarde, Pantoja Guatemala informó que aún no se habían acercado las autoridades para negociar; advirtió que de no hacerlo, levantarían el bloqueo a las 8 de la noche para acordar una “manifestación más grande”, lo que no ocurrió porque alrededor de las 4 de la tarde los manifestantes se reunieron con el secretario general del Ayuntamiento, Ernesto Manzano Rodríguez, el delegado de la Semarnat, -armando Sáncez, el delegado de la Profepa, el delegado del gobierno del Estado, Óscar Hernández y otros funcionarios del Ayuntamiento.
BAJO AVISO….
Aún y cuando desde el domingo pasado el Frente habría informado del bloqueo en protesta por estar en desacuerdo con los exagerados requisitos para otorgar los permisos temporales, solo se observó la presencia de agentes viales sobre la Costera y en una de las calles aledañas.
En la avenida Farallón, el tráfico fue muy lento, y el único desfogue fue la avenida Cuauhtémoc; no se observaron agentes viales.
Sobre la Costera Vieja y la ruta alterna llamada “ruta Evodio” –por haber sido construida durante el periodo del ex alcalde Velázquez Aguirre- que entronca la calle chinamecas con la Costera Vieja, la fila de vehículos era interminable.
Sobre la Costera Vieja los automovilistas y choferes de transporte colectivo, de turismo y de carga trataban de ser los primeros aunque provocaran “embotellamientos”. El paro de los vehículos llegó a tal punto que para avanzar unos 5 metros eran necesarios 20 minutos o más. Tampoco hubo agentes viales.
Es decir, el único “operativo” visible aplicado fue sobre la Costera Miguel Alemán; el resto de la zona se convirtió en un enorme estacionamiento.