Disminución presupuestal en 2020  daña la industria de la construcción

Disminución presupuestal en 2020  daña la industria de la construcción


Marcial Campuzano

Chilpancingo, Gro.
, diciembre 1.- La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), advirtió que el 2020 será un año muy difícil y complicado para la industria de la construcción, al disminuir en 6 por ciento la inversión federal para obra pública y en 43 por ciento en el estado, lo que meterá en serias dificultades de sobrevivencia a las 800 empresas constructoras que tiene afiliadas.

El presidente de ese organismo en Guerrero, Manuel Antonio Rojas Cerros informó que sin ir más allá, este año también fue complicado para los constructores del país y de Guerrero, toda vez que de los recursos que programó el gobierno federal para obra pública, a un mes de que concluya este año apenas ha sido aplicado el 52 por ciento, lo que indica que una gran cantidad de dinero etiquetado para obra pública quedará en la modalidad de subejercicio.

Un duro golpe que recibieron en este año las empresas constructores de Guerrero, Oaxaca, Chiapas y Durango, lo representa el hecho de que el gobierno federal determinó entregarles a las comunidades los recursos para que sean sus habitantes quienes construyan los caminos, sin considerar que la industria de la construcción es altamente generadora de empleos, indicó.

En este año las empresas constructoras de Guerrero y del resto del país, se quejaron por la falta de oportunidades para participar en la realización de obra pública, “y muchas batallan por la sobrevivencia”, dijo el dirigente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción.

Rojas Cerros dio a conocer que de acuerdo a registros, en lo que va de este año se perdieron en Guerrero más de 3,000 empleos y 10,000 en el país por la no asignación de obra pública a las empresas constructoras, pero que existe la esperanza de que el gobierno de la República agote en lo que resta del año las inversiones programadas para obra pública, para que el dinero no se vaya a la modalidad de subejercicio.

Lo cierto es que entre el 50 y el 60 por ciento de las 800 empresas que tiene registradas la CMIC en Guerrero, están en franca parálisis por la no asignación de obra pública por parte de la Federación.

En el caso de Guerrero el gobernador Héctor Astudillo Flores está cumpliendo su compromiso de asignar obra pública a las empresas constructoras guerrerenses, lo cual ha permitido una importante generación de empleos en la industria de la construcción.

Recordó que esa medida fue aplicada por el gobierno del estado a partir del llamado “gasolinazo” que hubo en el gobierno de Enrique Peña Nieto, y que a partir de ahí la administración pública estatal apoya a las empresas constructoras con la asignación de obra pública.

El presidente de la CMIC en el estado informó asimismo que ha sido mínima la asignación de obra pública por parte de los 81 ayuntamientos, a cuyos cabildos demandó transparencia en este tema, y que los inviten a participar en la realización de acciones que tienen que ver con la obra pública.

Los constructores esperan que con la multimillonaria inversión que anunció el gobierno federal que aplicará en coordinación con la iniciativa privada, las empresas constructoras guerrerenses sean considerados.

Aclaró que la única dependencia federal que está licitando obra pública es la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que para el próximo año aplicará en Guerrero una inversión de 1,000 millones de pesos de los cuales 200 millones fueron gestionados por el gobernador Héctor Astudillo para que continúen los trabajos de ampliación de la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo.