Denuncian que hay discriminación a   vendedores indígenas de la Costera

Denuncian que hay discriminación a   vendedores indígenas de la Costera

 

** Además, temen que el reordenamiento solo sirva para que “otra gente ocupe esos lugares”, señala Romualdo Velázquez González, presidente de la UIRA,

Lourdes Cobos Bautista 
Acapulco, Gro.

Comerciantes indígenas integrantes de la Unión de Indígenas Radicados en Acapulco (UIRA), se quejan de discriminación por parte de las autoridades municipales al pretender desalojarlos completamente de las banquetas en la Costera Miguel Alemán; además temen que el reordenamiento solo sirva para que “otra gente ocupe esos lugares”.
Romualdo Velázquez González, presidente de la UIRA, aseguró que a tres semanas de la última reunión con el subsecretario de Asuntos Políticos y el director de Vía Pública, Marco Antonio Adame y José Luis de la O, respectivamente, siguen sin cumplirse los acuerdos de la parte gubernamental.
En cambio, “nosotros hemos hecho nuestra parte, como reducir las mesas y quitar las sombrillas de sol a las 7 de la noche; en cambio, ellos insisten en que los compañeros no tienen la antigüedad para ocupar el espacio, aunque muchos de ellos llevan más de 10 años” en la zona.
En el Día Internacional de los Pueblos Originarios, Velázquez González aseguró que a 10 meses de este gobierno municipal, “nos han reducido nuestro padrón; de 150 que trabajábamos, ahora apenas llegamos a 50. Los demás están sin trabajar”.
Aseguró que han buscado otras reuniones con De la O pero “no se ha podido porque a veces se encuentra trabajando o no está en la oficina; llevamos 10 meses sin llegar a un acuerdo”, se quejó.
“Él –José Luis de la O- dice que va a limpiar la Costera, pero si limpia hoy, mañana llena la Costera” de otros comerciantes, aventuró.
De si ha intervenido la dirección de Grupos Indígenas que encabeza Magdalena Valtierra, también artesana indígena, Romualdo Velázquez dijo: “en realidad esperábamos mucho más que en otros tiempos, pero está pior (sic); regresamos al porfiriato donde se perseguía a los trabajadores y ahora se persigue al comerciante” por su origen o su aspecto.
De si emprenderán protestas por esa discriminación, el dirigente de indígenas aseguró: “eso lo van a decidir los compañeros, pero lo más seguro es que vamos a estar callados porque no va a ser eterno (en el cargo), tres años y se va; podría ser que venga una persona de buen corazón y pueda ayudar a nuestra gente”, finalizó.