“Soberana pendejada” del Congreso, la  legítima defensa en la propiedad ejidal

“Soberana pendejada” del Congreso, la  legítima defensa en la propiedad ejidal

Los diputados dieron “licencia para matar”

 


Marcial Campuzano
Chilpancingo, Gro.

Como una “soberana pendejada” calificó el ex diputado local, Evencio Romero, la reforma al Código Penal hecha por el Congreso del estado, al incorporar la propiedad social comunal y ejidal en la legítima defensa, toda vez que una sentencia por litigio de tierras es más complicada ejecutarla que una resolución en materia civil, por lo que consideró que los legisladores “dieron una licencia para matar”, en el entendido de que en Guerrero proliferan los conflictos agrarios.

Por ello se pronunció porque las reformas relativas a la legítima defensa sean modificadas, ya sea por observaciones que en su caso haga el Poder Ejecutivo previo a su publicación en el Periódico Oficial, o por los mismos diputados por los alcances negativos que tiene, porque de ser promulgada como tal alentará los conflictos de tierras en el estado.

De entrada el ex legislador informó que es una aberración el haber incluido la propiedad social como las tierras comunales y las ejidales en el tema de la legítima defensa, “toda vez que la propiedad social se rige por un derecho social que es el derecho agrario”.

“Por la experiencia que tengo, una resolución de un conflicto agrario no resuelve un conflicto, no es como la materia civil en la que con una resolución ejecutoriada se procede al desalojo de un bien inmueble; en materia agraria no ocurre eso, yo no sé quién fue el diputado que incluyó propiedades sociales sujetas a que puedan defenderse como legítima defensa, eso se me hace una soberana pendejada por no decir una estupidez”, indicó.

Recordó que en las disputas de tierras en Guerrero ha habido muchos muertos “porque defienden la tierra con su propia vida tengan o no tengan el derecho, por eso hay una instancia conciliadora, por eso antes de ser ejecutada una sentencia los tribunales agrarios tienen que llegar a un acuerdo.

Recordó que anteriormente quien perdía el juicio agrario se le compensaba económicamente para dejar las tierras en pugna, y en muchos casos ni así se resolvían los problemas”.

Con la inclusión de la propiedad social en la legítima defensa, los diputados dieron licencia para matar a quienes tengan en poder las tierras en conflicto legal o ilegalmente a quien o quienes quieran entrar a sus terrenos, “por eso ese tema es sumamente delicado”.

Aclaró que el gobernador del estado tiene facultades para vetar esa ley, o para regresarla al Congreso con las modificaciones que considere pertinente. “En lo personal deben de suprimirse las cuestiones de carácter agrario porque es un derecho social y es competencia de orden federal, no local, toda vez que las tierras agrarias son reguladas por los tribunales federales agrarios, no por los tribunales locales”.

El ex legislador consideró que el Congreso del estado se excedió porque la propiedad social es regulada por leyes federales, y no le corresponde a las instancias locales determinar un delito que tendrá que ser calificado por el orden federal.

Si las reformas al Código Penal aprobadas por el Congreso son promulgadas, “dejará en una situación muy difícil los conflictos agrarios, se agravarían más los hechos de sangre, y desgraciadamente en Guerrero ha habido mucho derramamiento de sangre por los conflictos de tierras”.

A manera de ejemplo citó: “Si una persona tiene a su favor una sentencia ejecutoriada y alguien está invadiendo su propiedad social que derivó de un conflicto de tierras, con seguridad el dueño agredirá al invasor, y tal vez y lo mate porque estará defendiendo su propiedad”.

Evencio Romero aclaró que en el ámbito local quien asesine a una persona dentro de su propiedad en defensa de sus bienes, no quiere decir que quedará libre sino que será detenido hasta que se agote una investigación que determine si actuó en legítima defensa, “es decir el agresor deberá comprobar que defendió su patrimonio y su vida”.

Aclaró que desde hace tiempo la Constitución ya contempla la legítima defensa, “pero en la redacción la ley establece la palabra repeler una agresión, y no señala tácitamente que mate a alguien por el simple hecho de haber entrado a su domicilio”.